Martes 17, Julio 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

443 empleados ganan más que ministros

Funcionarios de 10 ministerios

  • La Contraloría encontró serias disparidades en salarios del sector público.

  • ¿Dónde están?

  • 7 puestos profesionales con más diferencias

Las brechas salariales entre los empleados de los ministerios del Gobierno son abismales, al punto que hay casos de funcionarios que tienen menos responsabilidades laborales que ganan incluso más que el ministro correspondiente. La razón de esto son los pluses o incentivos que se les paga adicionalmente a su salario base.

Esta situación fue detectada en 10 ministerios, en la que 443 funcionarios a octubre del 2016 ganaban por encima o muy por encima que el titular del ramo.

Por ejemplo, en el Ministerio de Salud se identificaron 191 funcionarios que devengaron salarios superiores al ministro, que, en el caso más extremo, hubo un funcionario que ganó ¢4 millones más que el máximo jerarca. 

Una situación similar se registra en el Ministerio de Cultura donde había 116 empleados cuyo salario era mayor al del ministro, en que se detectaron casos por el orden de ¢2 millones más.

Este es solo uno de los aspectos analizados en el informe elaborado por la Contraloría General de la República (CGR) denominado “Retos para la modernización del esquema remunerativo en los ministerios de gobierno”. En el mismo se hace una evaluación del sistema salarial que impera en la actualidad en el Gobierno Central y entre otros, se indica que el modelo salarial actual es desigual, con diferencias significativas y no garantiza la sostenibilidad fiscal.

De acuerdo con dicho documento, esa brecha salarial se registra también entre los empleados ministeriales que hacen las mismas funciones laborales, pero a la hora de recibir el pago la diferencia salarial es exorbitante. Se han detectado casos de empleados que ganan ¢3,2 millones más, en este caso, un profesional de la salud 2 que tiene un salario de ¢1,7 millones y hay otro que hace exactamente lo mismo, pero gana ¢4,9 millones al mes.

En los no profesionales se han identificado diferencias de ¢887.260 de más entre los que menos ganan con respecto a los de mayor salario.

Por ejemplo, está un oficial se seguridad de Servicio Civil 1 que recibe un salario mínimo de ¢277.800 y otro que en igualdad de funciones percibe ingresos por ¢1,1 millones.

El factor que ocasiona este tipo de distorsiones salariales es el pago de los pluses e incentivos, que tienen un peso del 44,3% sobre el monto de las remuneraciones y el 51,2% corresponde al salario base y un 4,5% a remuneraciones eventuales.

Se detectó que el 99,9% de empleados que laboran en el Gobierno Central gana el incentivo del desempeño sin que exista una valoración previa de las jefaturas.

Entre los pluses causantes de dichas disparidades se encuentran las anualidades, la restricción al ejercicio liberal de la profesión, pago de horas extra, la disponibilidad laboral y el recargo de funciones, entre otros.

 

NO SE CUMPLEN
PRINCIPIOS BÁSICOS

 

Marta Acosta, contralora general, sostuvo que las cifras en el informe técnico son objetivas y las mismas fueron aportadas a la Asamblea Legislativa en el estudio que hace del empleo público, sistema que según reseña la fiscalizadora “urge ser modernizado”.

“Encontramos con que no se cumplen principios básicos en el sistema de remuneraciones públicas, existen profundas disparidades salariales entre personas que hacen el mismo trabajo. (…) Además, a pesar de que existen niveles de responsabilidad y competencias mayores, también hay disparidades relacionadas a los salarios de los jerarcas, pues, por ejemplo, encontramos que en 10 ministerios los ministros ganaban menos que muchos de sus colaboradores y estas diferencias alcanzaron hasta los ¢4 millones.

La principal causa de estas disparidades es el incentivo que denominados anualidad, la cual es un incentivo al desempeño y se la gana el 99,9% de los funcionarios públicos”, afirmó Acosta.

Acosta reitera que es un aspecto que se debe revisar, debido a que la normativa que da vida a los incentivos es de la década de los años 50tas, 60tas, 70tas, 80tas e incluso 90tas al tiempo que muchos de los incentivos no han sido sometidos a revisiones periódicas.

“Es justo que el país entre a analizar estos temas, porque esto además de ser un tema fiscal, es un tema de equidad y de transparencia que demanda el país”, mencionó.

Por su parte, en el documento de la Contraloría se agrega que “El esquema actual de remuneración impacta la sostenibilidad fiscal, dadas las características ya mencionadas de su estructura, por lo que resulta necesario profundizar la discusión sobre sistemas más eficientes, que respondan a los principios ya señalados, así como a parámetros de razonabilidad, eficiencia, eficacia y responsabilidad fiscal”.

 

127 PLUSES EN
18 MINISTERIOS

 

De la evaluación efectuada por el ente contralor, se contabilizó que, en 18 ministerios de Gobierno se identificaron 320 remuneraciones adicionales, la mayoría se encuentra en Educación Pública, Seguridad Pública, Obras Públicas y Transportes, en el de Hacienda y el de Presidencia, que contabilizan 74, 42, 29, 27 y 20, respectivamente.

En cuanto al total de incentivos que se encontraron, la CGR concluye que son 127.

“La diversidad de incentivos que se reconocen en el modelo salarial actual en cada ministerio de Gobierno hace difícil su gestión, por cuanto no a todos los funcionarios -inclusive de una misma institución- se les reconocen los mismos incentivos, generando costos mayores al procesar información para realizar los pagos, así como un mayor riesgo de reprocesos, lo que implica destinar mayor cantidad de recursos humanos y tecnológicos”, puntualiza el informe.

Sobre el informe, la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar sostuvo que “esto no es un tema novedoso. Es un tema que la Contraloría tiene años de estar trabajando y esas diferencias salariales entre instituciones y dentro de la misma institución se generan desde hace años. Parte del compromiso nuestro es volcarnos a un reordenamiento de la materia del empleo público, donde un capítulo importante son las remuneraciones.

Vamos a continuar con acciones, las que se puedan en el ámbito administrativo y las otras acciones que requieran de carácter legal. Nuestro compromiso es plantear una reforma en la materia de empleo comprensiva de remuneraciones de evaluación del desempeño, de vinculación, de actualización, de capacitación y de desvinculación, a más tardar el 1 de junio del próximo año ante el Congreso”, aseveró Aguilar.

PERIODISTA: Krissia Morris Gray

CRÉDITOS: Colaboró: Marco González

EMAIL: [email protected]

Jueves 21 Junio, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA