Jueves 20, Septiembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

Universitarios reprochan más impuestos a educación

Propuesta busca grabar con un 4% la enseñanza privada

  • Unire propone que el porcentaje sea menor, aunque prefiere que no haya impuestos

  • Javier Jiménez Estudiante de Optometría

  • Karolin Jiménez Estudiante de Optometría

  • Valeria Espinoza Estudiante de Medicina

Los estudiantes universitarios que se preparan profesionalmente en el ámbito privado expresaron su disconformidad con la propuesta del proyecto 20.580, Ley de Fortalecimiento de las Finanza Públicas, que propone gravar con un 4% a la educación privada.

Según los dirigentes estudiantiles, esto es un duro golpe al bolsillo, considerando que deben pagar elevadas sumas para su matrícula y materias cada cuatrimestre. Incluso creen que afectaría las becas y los préstamos para estudiar.

Hay que tener claro que ese 4% sería por año, en un periodo de cinco años, hasta alcanzar el 13% del Impuesto de Valor Agregado (IVA).

“Obviamente esto golpea el bolsillo, la mayoría de los que estudiamos lo hacemos con préstamos o parte de nuestro salario. En el caso de los préstamos, nos afectará, será más pesado pagarlo y posiblemente no nos vaya a alcanzar el dinero”, comentó Jean Carlos Vargas, estudiante de Relaciones Internacionales de una universidad privada.

“Creo que el gobierno y los diputados deberían evaluar más las opciones y buscar de dónde reducir ese déficit fiscal y no de nosotros, el país y los ciudadanos no estamos bien económicamente, los que se roban la plata son otros y el golpe es para nosotros”, añadió.

 

¿MÁS DESERCIÓN?

 

En caso de aprobarse esta reforma fiscal, los estudiantes consideran que más bien puede provocar deserción universitaria.

“Pienso que habría deserción, hay muchas personas que no entran a universidades públicas por los cortes que tienen. Para estas personas la segunda opción es la enseñanza privada, pero no todos los que estudian en una universidad privada tienen el poder adquisitivo que muchos piensan”, expresó Javier Jiménez, estudiante de optometría.

 

¿CUÁL SERÍA LA PROPUESTA?

 

DIARIO EXTRA conversó con Albán Bonilla, director ejecutivo de la Unidad de Rectores de las Universidades Privadas de Costa Rica (Unire), quien indicó que están en contra de la propuesta, “primero, por tratarse la educación de un derecho fundamental, no se debería cobrar ningún impuesto y, segundo, si no se le cobran esos tributos, se llega a romper una serie de encadenamientos”.

“La tesis nuestra es que el mal menor es el mínimo de impuesto que puede rondar el 0,5% y el 1% para que no se rompan esos encadenamientos, pero, en caso de aprobarse el 4%, sí afectaría la demanda del servicio y no nos quedaría más alternativa que buscar algunos medios para paliar la situación. Esto evidentemente va a impactar la demanda porque va a encarecer la educación en un 4%, incluso, la misma Comisión Nacional de Préstamos para Educación (Conape) tendría que financiar los préstamos con ese impuesto”, señaló.

Por su parte, Tiago Mendes, presidente de la Universidad Latina y de la Universidad Americana (UAM), fue claro en que una reforma fiscal va a traer afectaciones económicas y golpea al consumidor.

“El déficit fiscal ascendente es un tema crítico que debe ser tratado y una reforma fiscal responsable es una de las aristas a considerar, claramente una reforma fiscal profunda tendrá repercusiones en el ámbito económico, dado que afecta directamente al consumidor, la dimensión de ese impacto estará directamente ligada a la modificación de cada rubro del plan fiscal”, puntualizó.

Bonilla confirmó que en el país hay 53 recintos universitarios privados que mantienen en matrícula un total de 100 mil estudiantes aproximadamente.

El gobierno espera recaudar ¢660 mil millones anuales, lo que significa un 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB). Vale recordar que el déficit fiscal alcanza el 6,2% del PIB. 

El proyecto se puede dividir en tres partes: la modificación de impuestos, la reforma al empleo público y una regla fiscal al presupuesto público.

PERIODISTA: Sergio Jiménez

CRÉDITOS: Fotos: Jesús Ramírez

EMAIL: [email protected]

Miércoles 20 Junio, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA