Jueves 20, Septiembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

La situación no da para tanto

Editorial

Antes, en este país raramente se escuchaba que un hombre agrediera a su pareja sentimental, ya fuera su novia, esposa o amante, sin embargo, de unos años para acá este tipo de situaciones se tornan cada vez más comunes y lo peor de todo es que muchas de esas acciones terminan con la muerte de las féminas.

En este 2018, el país ya ha sufrido el fallecimiento de varias de ellas, valiosas mujeres, preparadas, excelentes seres humanos que tuvieron un final lamentable precisamente en manos de quienes les juraban amor y les decían que no podían vivir sin ellas.

No se trata de hechos aislados, precisamente esta misma semana se dio un acontecimiento en que al parecer una fémina murió degollada a manos de su pareja sentimental, caso que se suma a los otros 11 femicidios de este año.

Lo anterior constituye un llamado para todas aquellas mujeres que sufren agresiones por parte de sus parejas, de cualquier tipo, para que se alejen, que piensen en que hoy y mañana pueden ser golpes o gritos, pero otro día las cosas pueden salirse de control y esa persona sería capaz de perder los estribos y terminar matándolas. 

Y a las que tienen hijos no solo les corresponde pensar en ellas mismas, también en las menores, pues resulta injusto que vivan estos episodios de violencia en su hogar, primero porque para un niño esto resulta traumatizante, y segundo porque pensarán que todo se resuelve a punta de golpes, que esa es la única manera de convivir y, en el caso de los varones, crecerán creyendo que ellos tienen el derecho de demostrar que mandan en una casa mediante este tipo de agresiones.

Se debe evitar el trauma por el que ya pasaron muchos niños al perder no solamente a su madre, porque la mataron, sino que también se quedaron sin papá, porque, en bastantes ocasiones, estos hombres se quitan la vida tras darse cuenta de lo que hicieron, pero, aun cuando el progenitor viva, lo envían a la cárcel por el femicidio e igualmente será apartado de sus retoños. 

Ahora las autoridades deben estar ojo al Cristo, porque cada vez que en este país hay un evento deportivo las llamadas para reporte de violencia doméstica hasta se triplican con respecto al resto de los días.

Según el Sistema de Emergencias 9-1-1, este domingo, cuando se celebró el debut de la Selección de Costa Rica en el Mundial y además era Día del Padre, se reportaron 482 llamadas por violencia intrafamiliar, lo que representa una petición de auxilio cada tres minutos. 

Eso no significa que un hombre le gritó o le dio un empujoncito a su compañera sentimental, en la mayoría de los casos se denuncia un conjunto de golpes, patadas y hasta otro tipo de agresiones que desencadenan lesiones, quebraduras y hasta comprometen la vida de la persona afectada.

Cabe hacer un llamado a todos aquellos hombres que tienen problemas con el alcohol, porque se vuelven violentos, para que durante estos eventos ojalá no consuman bebidas etílicas, pues para disfrutar un partido o una fiesta no se tiene la obligación de tomar. 

Es alarmante pensar en cuántas muertes ocurrirán este mes, cuando hay tantos partidos de fútbol entre buenas selecciones, pues muchos pierden el norte, se toman muy a pecho los resultados y se desquitan precisamente con las mujeres e incluso con los pequeños que hay en el hogar.

Ojalá las familias y autoridades tomen cartas en el asunto para los próximos partidos de la Selección Nacional, porque ni siquiera se trata de los resultados, independientemente de si ganan o pierden los miembros del combinado patrio, la violencia igual se hace presente.

En este país debemos hacer esfuerzos urgentemente, porque los casos de esta problemática siguen incrementándose, pero en especial por la gran cantidad de muertes que estos episodios han provocado. Los hombres que cometen estos hechos parecen no pensar en el gran dolor que provocan a las familias, amigos y conocidos.

Lastimosamente, muchas personas tienen conocimiento de alguna mujer agredida o una familia corroída por la violencia doméstica, por eso hacemos un llamado para que entre todos nos unamos para ayudar, porque, una vez llegada la muerte, ya no existen los “hubiera”. Se debe actuar ahora.

Mujeres, es momento de entender que conviene aplicar el consejo de “mejor que digan aquí corrió, que aquí murió”. Se debe explicar a las víctimas que quien las quiere no tiene por qué hacerles daño y que el amor no se demuestra a punta de gritos ni golpes. 

También, que la violencia no se remedia trayendo chocolates o flores, porque, de mantenerse al lado de un agresor, la próxima vez podrían llevarles rosas o claveles al cementerio.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Miércoles 20 Junio, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA