Jueves 15, Noviembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

“Chemsex”: Sexo químico

Sabemos que los avances en las diferentes áreas científicas y tecnológicas han traído muchísimo bien a la humanidad, sin embargo, desgraciadamente también se utilizan para dañar al hombre, pues este siempre anda en busca de sensaciones nuevas y las formas en que decide obtenerlas a veces no resultan positivas, con lo que termina provocándose daños físicos o mentales.

La química, por ejemplo, ha sido una de las áreas que afecta de forma indirecta, debido a las nuevas drogas que circulan por el mercado. Una de las últimas experiencias de placer es el “chemsex”, una peligrosa tendencia que, aunque se inició en Estados Unidos, poco a poco se fue extendiendo a España y Gran Bretaña, donde ha aumentado en los últimos tiempos.

Consiste en sexo químico: hacerlo combinando sustancias como las metanfetaminas, éxtasis líquido o mefedrona, con la intención de durar hasta días en las prácticas sexuales, gracias a la “vitalidad” que generan las diferentes drogas involucradas.

La práctica, que se ha vuelto bastante más habitual de lo que puede parecer entre hombres, genera el temor de las autoridades sanitarias, pues les preocupa un repunte del contagio del virus del sida; especialmente entre los jóvenes de la comunidad homosexual, puesto que, si bien no es exclusivo de este colectivo, parece que sí resulta más frecuente.

 

TERAPIA 

Aunque el sexo junto con las drogas o el alcohol no es nada nuevo, lo que hace al “chemsex” especialmente peligroso son sus sesiones de horas o incluso días, durante las cuales se consumen todo tipo de sustancias, las cuales puede parecer que no afectan de manera directa para que se produzcan enfermedades de transmisión sexual, sin embargo, la falsa sensación de seguridad que producen los efectos hace que se asuma el riesgo y no se use preservativo.

El desborde ha sido de tal magnitud que ya hay espacios donde se está ayudando a concienciar sobre los peligros de dicha combinación. 

En dichos lugares se ofrece ayuda psicológica para aquellas personas que tienen problemas con esta práctica, pues, aun cuando los primeros casos son de hace unos años, no ha sido hasta hace unos meses cuando ha saltado la alarma por el alto consumo.

Una de las grandes puertas de entrada a ese mundo son las aplicaciones “sociales”, por donde los usuarios se aseguran de encontrar una sesión en escasos minutos. Sin embargo, se debería meditar en el hecho que días de sexo no valen la pena si a cambio te quedas con enfermedad de transmisión sexual que incluso podría ser mortal.

 

NO ES LA ADICCIÓN CLÁSICA

Los especialistas han convenido que es necesario elevar al “chemsex” a la categoría de "problema de salud pública" para comenzar a abordarlo en todos los ámbitos sanitarios. No solamente por los efectos de las adicciones a las drogas en quienes lo practican, sino por el riesgo de aumento de infecciones de transmisión sexual (de sífilis o clamidias a VIH).

Además, según los especialistas, los involucrados no responden al perfil típico de adictos a las drogas, sino que la mayoría de ellos no consideran problemático el consumo de sustancias asociado al sexo y usan aplicaciones móviles para las citas. Aunque las sustancias estupefacientes que emplean son variadas y cambian con el tiempo, las que suelen venir de la mano habitualmente son la mefedrona (“mefe” o “miaow”, en jerga), el GHB (éxtasis líquido o Gina) y el cristal (Tina). Este último es una droga estimulante, como la mefedrona, que tiene un pico de acción corto y euforizante que conlleva un uso compulsivo. Según los expertos, esto está produciendo que se consuma cada vez más de forma intravenosa, un fenómeno conocido como slamming que, aun cuando todavía es residual, preocupa por sus graves afectaciones. Por su parte, el GHB lo utilizan para intensificar orgasmos y reducir la ansiedad. Pero los expertos advierten de que se trata de una "droga depresora que puede llegar a producir el coma". 

“No es la adicción clásica. Tiene impacto en la salud mental”, advierten los expertos…

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Viernes 25 Mayo, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA