Jueves 22, Febrero 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Deportes

“Esto me avergüenza, le fallé a mucha gente”

Hans Zúñiga, entrenador de porteros de San Ramón

  • Hans Zúñiga entrenaba porteros con Cartagena-San Ramón.

  • La Banda del Oeste es la que apoya al equipo de Santa Ana.

Cuando se dan las desagradables peleas en los estadios de fútbol lo que sobran son anónimos. Nadie se quiere hacer responsable de lo sucedido. Sin embargo, este caso es muy distinto. En el juego entre Cartagena-San Ramón y Santa Ana, disputado este domingo en el estadio Guillermo Vargas Roldán, hubo gritos y ofensas hacia los banquillos que desencadenaron en una pelea enorme entre la barra santaneca, llamada “La Banda del Oeste” y cuanto aficionado les pasara por delante.

Aquí el asistente de porteros del equipo casa, el exportero Hans Zúñiga aceptó ser el responsable de desencadenar los hechos. Por esto DIARIO EXTRA conversó con él para conocer a fondo cómo se dieron. 

¿Cómo empezó todo?

- El problema se da con una persona de Santa Ana que gritaba cosas a nuestro cuerpo técnico. Es que fue un partido extraño donde Santa Ana vino a perder un poco de tiempo, algo normal que uno también lo hizo cuando fue jugador. El entrenador Rolando (Araya) y el asistente David (Harding) le decían al línea que no perdieran tiempo porque necesitábamos puntuar. 

¿Cuándo se dan las ofensas?

- Fueron todo el partido, pero el ver que ellos hablaban decía que San Ramón era una cochinada de equipo. Después de escucharlo casi 90 minutos (se jugaban 83 minutos) perdí la paciencia y creo que no tuve que haber reaccionado así. Me equivoqué pero es que hay personas que piensan que por pagar dos mil o tres mil colones ya pueden llegar a un estadio a maltratar cuando uno lo que trata de dar es un espectáculo. 

¿Dónde es que usted se enciende?

- Yo le dije que por favor dejara de gritar esas cosas porque ya era demasiado. Me empezó a decir que cuál era mi ejemplo, que por qué discutía con una persona. Yo intenté pasarme al otro lado, me expulsan y en eso veo a un aficionado responderle a ese señor y luego se pasa a sombra toda la barra. 

¿Vio seguridad en algún momento?

- Sí había seguridad en cada uno de los portones, pero es que los de la barra de Santa Ana eran muchos. Le digo a la gente de San Ramón que esto no es culpa de la directiva. Si yo no hubiera reaccionado así no hubiera pasado nada.

¿Qué piensa cuando ya ve que todo se sale de control?

- Una vergüenza tremenda porque me puse a nivel de una persona que supuestamente dicen que es de la directiva. Es vergüenza de rebajarme a ese nivel. Como dicen, por mis venas no corre agua sino sangre. En mis 22 años de carrera (con San Ramón, América, Naranjo, Zarcero y Orotina) nunca ofendí a nadie, fui muy honesto y me llevé bien con el arbitraje. Esto me avergüenza. 

¿Por qué renuncia a su puesto?

- Es que uno tiene vergüenza deportiva y orgullo. No puedo estar aquí. Siento que le fallé a mucha gente, a mis compañeros. Me duele lo vivido por la gente, más que había chiquitos y hubo amigos que salieron golpeados. No es sano que esté aquí, ni para mí ni para la gente. Cuando se comete un error hay que aceptar las consecuencias. Debo aceptar lo que venga. No le pudo dar la cara a las personas de la vergüenza. Les pido a los jugadores de ambos equipos que me disculpen. Es mejor que hubiera hecho caso omiso. 

¿A qué se va a dedicar?

- Tengo unos proyectos aparte y lo que quiero es salir adelante. Le pido a Dios que me ayude. 

¿Después de esto ve el futbol distinto, no como era en los años 80, por ejemplo?

- Yo tuve la oportunidad de vivir esa época, en la que iba al estadio con mi papá. Nadie se ofendía y yo soñaba con ser jugador. Era lindo ver los estadios llenos de familias y sin barras. Esto de las barras afecta mucho porque alguna gente llega tomada o con drogas y se calientan, lo que aleja a la gente. Creo que por eso se ha estancado un poco el fútbol de primera y segunda división.

PERIODISTA: Alejandro Fonseca

EMAIL: [email protected]

Martes 13 Febrero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA