Viernes 16, Noviembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Despilfarro de dinero en centro acuático

Editorial

El Ministerio del Deporte, en conjunto con el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder), planea gastar $20 millones (¢11.500 millones) en la construcción de un centro acuático dentro del Parque Metropolitano La Sabana. La ministra de Deportes, Carolina Mauri, es la principal promotora.

Desde su lanzamiento en 2014 el proyecto ha sido cuestionado, principalmente por su alto costo. Diferentes sectores deportivos del país muestran su preocupación porque el Icoder no cuenta con ese dinero y deberá endeudarse para hacerle frente a una obra de esa magnitud.

En concreto, pedirá un préstamo de $45 millones al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para edificar el centro acuático y un pabellón deportivo en el Parque de la Paz. 

Estamos hablando de ¢25.875 millones, cifra demasiado elevada e innecesaria, un despilfarro en momentos de crisis financiera, cuando deberían prevalecer el control y la austeridad.

Una de las grandes preocupaciones es el grado de endeudamiento, pues se trata de un préstamo muy alto, que compromete las finanzas del deporte nacional por los próximos 20 años.

También resulta ilógico e irresponsable pedir un préstamo tan grande cuando el propio Icoder cuenta con un superávit de $8 millones (¢4.600 millones) destinado para infraestructura.

Este tipo de obras no son nada sencillas, requieren múltiples estudios de factibilidad. Sin embargo en estos casi cuatro años se avanzó muy poco y ni siquiera se cuenta con los planos, que debió entregar en diciembre el Centro de Investigación y Capacitación en Administración Pública (Cicap) de la Universidad de Costa Rica, órgano contratado por el Icoder para el diseño de planos y supervisión de las edificaciones. 

Lo otro que debemos preguntarnos es si realmente Costa Rica necesita un centro acuático de esta magnitud. La natación, como la mayoría de disciplinas acuáticas, es poco popular entre los ticos y el grupo que la practica es realmente reducido en comparación con otros deportes.

¿Podríamos construir algo nuevo pero no tan caro? ¿No sería mejor edificar nuevas piscinas en cada provincia y no centrar todo en la capital?

El Icoder esta semana presentó los resultados de una encuesta sobre la percepción de los ciudadanos sobre la natación y el centro acuático. Evidentemente los resultados fueron favorables porque nadie que practique este tipo de deportes estará en contra de la construcción de una obra de esta magnitud.

Lo que no se le consultó a la gente fue sobre los costos del centro acuático, no se le habló del préstamo y la deuda que habrá que afrontar de aquí al año 2038.

Muchas dudas y pocas certezas. Por todo esto sería imprudente que las autoridades aprueben un proyecto que condiciona las finanzas del deporte nacional de manera irremediable.

PERIODISTA:

EMAIL:

Jueves 18 Enero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA