Martes 20, Febrero 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

La disrupción

José Calvo

En su sobresaliente artículo “Lo que Martín Lutero puede enseñarnos sobre la disrupción tecnológica”, don Nicholas Davies llama disrupción tecnológica a la imprenta de Gutemberg, que publicó 100.000 biblias en alemán traducidas del griego por Lutero.

Si la disrupción es natural hay toda clase de auxilio para las víctimas, pero si es tecnológica, o causada por el hombre no la hay. A la víctima de un terremoto no se le pregunta si puede pagar el rescate. Ni se le pide que tome cursos de refrescamiento para sobrevivir, pero si la disrupción es tecnológica se le bota a la calle.

Habría que ver si no todas las disrupciones son naturales, porque las tecnológicas son producto del talento humano y este es natural: se saca o no se saca.

 

Tenemos ahora las condiciones para una reforma social: hay la mala distribución de la riqueza, en manos del 1% de la población, y hay la disrupción tecnológica del celular, lo único que falta es un Martín Lutero que explique coherentemente al pueblo las injusticias del actual régimen de repartición de la riqueza, y que el pueblo lo siga.

Pero quienes escriben sobre la disrupción tecnológica lo hacen desde el punto de vista del 1% que detenta la riqueza: la culpa es de los perjudicados que no se reentrenan en actividades con demanda laboral, y para quienes no hay ninguna esperanza en el bravo mundo feliz que ven.

Pero si el progreso humano es un proceso natural como suponemos, el Martín Lutero aparecerá, como para la reforma religiosa de 1500, porque las quejas contra la conducta de la iglesia de Roma se habían expresado muchas veces desde hacía suficiente tiempo, sin que surtieran ningún efecto.

 

Con la reforma social que vendrá, todo el mundo tendrá suficiente para comer y curarse, con el Estado como árbitro del proceso, pues nadie más lo puede arbitrar.

Con la reforma social que vendrá todo el mundo tendrá suficiente para comer y curarse, y nadie tendrá en exceso. Como ahora, que la riqueza se acumula en las manos del 1%. La reforma estará bajo el arbitrio del Estado porque solo este puede garantizar la justicia.

La población disminuirá por la decisión unánime de respetar el límite ambiental. Y el tiempo libre se usará en cuestiones contractivas, porque también se puede usar mal.

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 16 Enero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA