Viernes 27, Abril 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Medidas desesperadas de cara a las elecciones

Editorial

Los candidatos presidenciales recurren ahora a presentar medidas desesperadas para tratar de convencer a ese 40% del electorado que dice no piensa votar el próximo 4 de febrero.

Sin embargo, hay que ser claros en un punto: no es justo que se valgan de promesas inalcanzables para jalar votos ni que jueguen con las necesidades de las personas para convencerlas. 

Precisamente todas esas mentiras acumuladas a lo largo de muchas décadas han hecho que muchos sientan apatía cuando se trata de sufragar. 

Esta semana, por ejemplo, DIARIO EXTRA informó cómo en las redes sociales las tendencias de los partidos reportan misteriosas cifras infladas de sus seguidores, acaso con la intención de mostrar fuerza y músculo político ante la ciudadanía.

Situación que es un sinsentido, pues si uno se sienta a revisar a estos famosos seguidores se puede dar cuenta de que ni tan siquiera son personas de nuestro país sino de naciones muy lejanas; además, ni costarricenses son, así que ni tan siquiera van a sumar un voto el 4 de febrero. 

No han entendido que lo mejor es tener a los ticos en sus redes sociales que gente foránea. 

Ahora tras la presentación de sus planes de gobierno y equipos económicos, nos prometen que crearán miles de empleos si los llevamos al poder en el 2018.

Por supuesto, el discurso endulza el oído y toca las fibras más sensibles de la población. La falta de trabajo consume a las familias en la pobreza y la desesperación conduce a muchos jóvenes a caer en manos del narco y el mundo de las drogas.

Es un tema que nadie puede negar, la gente en el país está deseosa de tener empleo para darle buena calidad de vida a su familia, entonces esa promesa de algunos partidos le suena muy bonito y la hace apoyar sin saber a ciencia cierta si el problema de la falta de trabajo se resolverá. 

En el caso de la creación de más empleos, si bien los candidatos se amparan en proyecciones que se realizaron en el pasado, sus premisas carecen de credibilidad, al menos en lo que hemos podido escuchar de sus razonamientos en los debates.

Proponer 150 mil o 200 mil nuevos puestos de trabajo para los próximos cuatro años requiere que el sector privado dé empleo a por lo menos 104 personas por día. 

A menos que piensen que sea el sector público que albergue más funcionarios, lo que sin duda sería un enorme error para el país. 

¿Está el escenario económico actual listo para producir tal cantidad de empleos?

Por ejemplo, entre setiembre del 2010 y setiembre del 2014 se crearon 184 mil puestos, según cifras oficiales, pero las condiciones han cambiado y para tener una idea del complicado escenario, este gobierno prometió crear 217 mil nuevos empleos y tratar de bajar las cifras de desempleo a un 7%, meta que no pudo cumplir. 

En el primer año logró crear 100 mil puestos de trabajo, pero para mayo del 2017 apenas se lograron crear 68 mil, según la Encuesta Continua de Empleo que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

De acuerdo con expertos, generar una cantidad de empleos como las que se proponen requiere reformas estructurales en el mercado laboral costarricense, que al menos de momento no se vislumbran en el panorama. 

Por ejemplo, donde se incorpore con más fluidez aspectos como teletrabajo, trabajo autónomo, extraterritorial, jornadas de 4x3, flexibilización de jornadas en recesión, aspectos que les permitan a las empresas tener mayor flexibilidad a la hora de contratar y despedir personas.

Pero lo que escuchamos de los candidatos es que hay que “dinamizar la economía”, pero no nos dicen cómo lograrlo. 

Sumado a esto, los propios políticos que hoy prometen miles de empleos son los que no han podido resolver los problemas de infraestructura vial y de matriz energética tan necesarios para dinamizar la economía. 

Tampoco se presenta una reforma fiscal urgente para evitar el ahogo de las finanzas públicas, la simplificación de trámites y una lucha formal contra la evasión fiscal. 

No es justo para los costarricenses que nos lleven con promesas irreales solo con el fin de alcanzar el poder y llenarse la boca con excusas, con frases ya demasiadas trilladas como “un país ingobernable” o “no es lo mismo verla venir que bailar con ella”. 

La idea de hacer un plan de gobierno es ver cuáles son los problemas del país y dar soluciones reales, pero sobre todo realizables, si no muchos votantes se van a sentir engañados, como ha pasado a lo largo de estas administraciones. 

Necesitamos que se terminen las campañas donde los políticos andan repartiendo besos y cuando llegar al poder ni siquiera se acuerdan de quienes los apoyaron.

PERIODISTA:

EMAIL:

Viernes 12 Enero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA