Lunes 17, Diciembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Que no nos roben la democracia

Gerardo Álvarez Herrera

Los últimos eventos de corrupción que están siendo investigados por la Fiscalía General de la República van a señalar responsables de actos que podrían atentar contra los bienes de todos los costarricenses y finalmente serán pérdidas materiales las que los lleven a una condena.

Sin embargo, este posible daño económico no ha sido perpetrado solamente a los intereses de un banco del Estado. Hemos visto acciones reprochables en algunos funcionarios públicos del más alto rango, que hacen dudar a importantes grupos de electores de nuestra democracia, y ese robo de fe jamás lo podemos permitir.

Nuestros valores de libertad, de solidaridad, de respeto a nuestras instituciones democráticas fueron forjados por nuestros antepasados a base de sudor, lágrimas, y grandes sacrificios. Ese tremendo esfuerzo se nutría permanentemente de la esperanza de un mañana mejor para todos los que tenemos la dicha de vivir en este bello país.

Hoy más que nunca debemos salir a las calles a luchar por esos valores que no nos puede robar un grupo minúsculo, que no representa jamás a los miles de buenos y honestos servidores públicos que tenemos. No podemos pagarle con la moneda de la indiferencia a la patria que tanto nos ha dado. Debemos levantarnos cuantas veces sea necesario y volver a luchar por nuestra democracia, nadie va a venir a salvarnos, más que nosotros mismos.

Tenemos derecho a sentirnos indignados y dolidos, pero jamás podemos ignorar los retos que hoy tenemos como sociedad. 

Con la serenidad y la sapiencia que nos caracterizan, dejemos que las instituciones democráticas hagan justicia, no nos pongamos a crucificar personas injustamente y a satanizar a todos, porque son muchos más los buenos.

Me niego rotundamente a creer que la desesperanza será la tónica de esta campaña. 

Quiero ver de nuevo las banderas de uno o de varios colores ondear en las calles y en los carros y ver las sonrisas de sus ocupantes celebrando la fiesta cívica que siempre impresionó al mundo entero. 

Eso no nos lo van robar, eso les pertenece a mis hijos y a los suyos.

Salgamos valientes a luchar en estas elecciones por nuestra democracia, como nos enseñaron nuestros padres, como lo llevamos impreso en nuestra sangre: con alegría, con respeto, los unos a los otros, y con la esperanza inquebrantable que por este país vale la pena luchar.

PERIODISTA:

EMAIL:

Miércoles 03 Enero, 2018

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA