Miércoles 17, Enero 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

“Maté, pero no tengo que ver con esos 3 homicidios”

María Vilma Segura tras 21 años presa pasará Navidad en familia:

María Vilma Segura Núñez asegura que cambió, no salió para matar a nadie y esta será la primera Navidad con su familia en 21 años

Hace 21 años la acusaron por asesinato, pero hace menos de un mes salió en libertad y lo primero que dijo a El Periódico de más Venta en Costa Rica es que ahora es una mujer distinta.

Tal vez usted no la reconozca por su nombre de pila, María Vilma Segura Núñez, pero si le dicen “la hija del fundador de la pandilla Los Diablos en Pavas” quizás le caiga la peseta de inmediato.

Esta mujer a sus 52 años dice que todavía es perseguida por su pasado y el de su familia, pues incluso en corrillos policiales a su salida de la cárcel se decía que vendría una ola de asesinatos por venganzas. Es más, hay quienes se atrevieron a decir que ordenó asesinar a tres personas que hallaron muertas y envueltas en sábanas el sábado.

Segura habló con DIARIO EXTRA y fue enfática al decir que ella no es la responsable, luego de que el rumor corrió como la pólvora por varios caseríos y corrillos policiales.

Se dijo en varios lugares que usted tuvo relación con las muertes del fin de semana.

-Honestamente quiero decirles que porque si yo desconté lo que desconté, vengo saliendo y ahora me involucran con tres homicidios. Soy una señora mayor, yo respeto para que me respeten. ¿Qué es lo que está pasando?

¿Cuántos años tiene usted?

-Tengo 52 años, pasé 21 años en la cárcel. Creo que no tengo ni 20 días de haber salido y sale en las noticias que mato, que venganzas… No señor, yo no salí en eso. Ya desconté y los que me hicieron daño también están descontando. ¿Entonces?

¿Por qué permaneció a la cárcel?

-Por homicidio.

¿Ese homicidio le ha traído problemas? ¿Teme por su vida?

-Tanto por la vida mía no, pero sí por la de mi familia. Creo que no es justo que tiren una noticia que nada que ver. Sinceramente yo no peleo plazas, no soy de tener búnkers, no soy una persona de eso. Nunca he sido líder y sépalo, 21 años de estar en la cárcel son dos décadas y algo más. Creo que no es justo lo que están haciendo.

Se dice que usted pertenece a una de las pandillas más grandes y peligrosas de Pavas.

-No señor. Nunca, nunca he sido de ellos. Nunca he sido ni pandillera, ni he tenido pandillas, ni nunca he sido de pelear territorios, no he traficado nunca. Trafiqué en la cárcel, me apoderé de la cárcel, pero por necesidad, porque dejé un montón de chiquitos pequeños. Usted me entiende, porque solo así se sobrevive, sobrevive la familia de uno y muchas cosas. Creo que la cárcel es muy dura como para uno llegar, salir y pensar en enemigos. No tengo enemigos, que yo sepa no me he comprado enemigos, soy como cualquier ciudadana. Quiero aclarar que no, que sinceramente no soy lo que la policía dice, de hecho pienso ir al OIJ porque no es justo lo que están haciendo, poniendo en peligro mi vida, poniendo en peligro la vida de mis hijos y no es así tampoco. Ya pagué lo que les debía. Soy una señora, lo vuelvo a repetir, ahora cuido mis nietos y me mantienen mis hijas y mis hijos.

Usted cambió. ¿Ahora está bien portada?

-La cárcel es la cárcel. Si uno no pone, no sale adelante. Ahí uno siempre tiene que estar a la defensiva, pero como le explico, la calle es linda. ¿Cómo voy a salir después de 21 años a hacerle daño a quien ni conozco? No conozco a nadie. Si ando con miedo en la calle, si fueron 21, no fueron cinco años que vengo de tirarme, no señor. Amo a mis nietos y a mis hijas y mis hijos. ¿Qué es lo que está pasando? Lo que quiero es aclarar esta confusión.

¿A qué se dedica usted hoy? 

-Cuido a mis nietos, les ayudo a mis hijas y la verdad es que no necesito andar haciendo cosas malas. Es malo hacer esas cosas, matar a la gente no me gusta. Creo que yo cometí un error, pero ya lo pagué. Lo que hice no lo hice en mis cinco sentidos y ya lo pagué duro porque ni conocía a la muchacha, fue un error que cometimos y ya está pago. Quiero que ya me suelten, que me dejen vivir en paz. Definitivamente es duro vivir con eso, andar en la calle, comprar La Extra y ver que el nombre que sale ahí es el de Vilma Segura Núñez. Yo no tengo por qué ser noticia si soy una señora normal.

Cuando usted salió de la cárcel una patrulla la siguió. ¿Por qué?

-No entiendo y no sé por qué. Dejé pasar la caravana de narcos cuando salí y a las 12 de la noche me esperaba mi yerno en una moto, de hecho venía una patrulla detrás de nosotros que nos dejó acá, en San Sebastián. Definitivamente creo que si quieren publicidad, que agarren a otra de pato. Creo que ya está bueno, ya he sufrido y no tengo por qué sufrir en la calle si ya sufrí en la cárcel. No es justo. Esos homicidios que están pasando, diay, eso no es mi problema, ya eso es de otras personas y no me interesa.

¿Entonces usted no está mandando matar a nadie, ni tiene que ver con esta ola de homicidios, ni tiene venganzas o rencillas contra nadie?

-¡Jamás! No tengo porque el único daño que me hicieron fue matarme a un hijo y ya ellos están presos, están pagando lo mismo que yo pagué, o sea un homicidio. Creo que todo se paga en la cárcel, la gente sufre. ¿De quién me voy a vengar si no tengo enemigos de quien me pueda vengar? Yo cambié mi vida, soy una señora, estoy contenta de ser abuela y tener la vida que tengo.

¿Entonces por qué todo se centra en usted y piensan que es usted?

-Mire, no sé qué quiere la policía, no sé por qué piensan eso. Yo salí de la cárcel con planes muy diferentes, salí para estar con mi familia y darles lo que nunca les di, no solo el dinero, es el amor, amor que siento por ellos y que ellos sienten por mí.

¿Por qué dicen que usted es la líder de Los Diablos?

-Por ser mamá de muchos involucrados. Injustamente también soy mamá de tres muchachos que dicen que son de la banda de Los Diablos, ni banda de Los Diablos hay. La gente está loca en la vida real, creo que la banda de Los Diablos existe solo para la gente loca. Ninguna banda, no existe eso.

¿Se arrepiente de lo que hizo?

-Claro que me arrepiento, es duro.

¿Cómo es un día en la vida de María Vilma Segura?

-Muy bonito porque la calle es muy linda, muchos deberían aprovechar la calle. Le repito, un error que cometí me mandó muchos años adentro, mi mala cabeza también porque creí que nunca iba a salir de esa cárcel. También me convertí en algo inesperado en esa cárcel, pero no porque fui líder ahí, soy líder acá en la calle.

A sus 52 años se ve bien físicamente. ¿Cómo era estar en la cárcel?

-Es muy duro pasar 21 años en una celda de máxima. Creo que es demasiado duro y no se lo deseo a nadie.

¿Pensaba en su familia, en sus hijos?

-Claro. Fue mucho sufrimiento, me mataron un hijo. Salgo, veo a todos y llegar y no verlo a él es un dolor muy grande. ¿Me entiende? Ahí seguiré con ese dolor.

¿Cómo se quita ese dolor?

-No se puede, no hay quite con ese dolor. Es muy duro, lo marca a uno para toda la vida, es un dolor que permanece.

¿Cómo sacaba jacha en la cárcel? ¿Corrió peligro?

-Claro. Mi vida corrió peligro, fui apuñalada, tuve muchas riñas.

¿Qué son esas marcas en sus manos?

-Me las hice porque el día que entré estaba desesperada y quería acabar con mi vida. Eran 30 años cuando entré, con 30 de sentencia, pero a los cinco años me quitaron cinco y me quedó en 25. Pero es muy duro, la cárcel no se la deseo a nadie. Si alguien me está leyendo le digo a la gente que no hay como la libertad, la cárcel no es para un ser humano, ¡jamás! Creo que es duro, consumí drogas hasta decir basta, matando el calambre del cañazo y ahora no me falta nada.

¿Cuando dice “no me falta nada” a qué se refiere?

-No me falta la droga. Casi todas las drogas del mundo las probé, el perico, el crack, la marihuana… Son cosas que viera qué duro estar en una celda y poder conseguirlas donde uno está, llamar y que la tiren por el techo. Me agarraba con seguridad, me pegaban, les pegaba, me quebraron costillas. Yo salí por el periódico La Extra quebrada, su compañero me sacó con los ojos morados. Hay agresores, supervisores que lo amenazan a uno, solo pasan pegándole, le daban duro a uno, le dejaban el ojo morado y no les importaba.

¿Por qué?

-Porque yo me ponía rebelde para comprar la droga, pijiada. Tengo un año sin consumir porque iba a salir y dije “voy a cambiar mi vida”, además tenía miedo de salir. Dejé un bebito de 8 años y no encontrarlo se me ha hecho muy duro. Perdí a mi mamá, a mi papá, a mí hijo en una cárcel. Yo soy Vilma, soy fuerte porque Dios me dio la fortaleza, estuve en una celda sola con Él.

¿Usted cree en Dios?

-Mucho, mucho. Sobreviví 21 años en la cárcel, es Él quien me tiene aquí. Fui dura no por mí sino por Dios, porque Él siempre estuvo conmigo. Por eso les digo a los drogadictos que se alejen de las drogas. Es duro para una mamá ver a un hijo preso. Perdí a mi mamá hace tres años, a mí papá hace cuatro y a mi hijo hace nueve que me lo mataron. Es duro estar en una celda llorando en un rincón, la muerte de mi hijo fue algo duro. Mire, si yo anduviera haciendo daño, ¿usted cree que yo estaría aquí en La Extra? No señor.

¿Qué dicen sus hijos ahora que la tienen de vuelta?

-Están muy orgullosos. Me quedan siete, tengo a tres presos por lo mismo, esta bola que dicen de Los Diablos. No entiendo lo que dicen. ¿Cuáles diablos? Somos una familia, este sobrenombre es de mi papá. No entiendo por qué nos hacen sufrir tanto. Ellos son mi familia, pero eso no los hace malos, ¡jamás!

¿Los visita?

-Quiero a mi familia, quiero a mis hermanas, a mis hijos.

¿Lo resiente?

-No, yo los quiero. No me iban a visitar porque era mi culpa, pero los quiero. Pagué un delito y no hay más que pagar, salí sana y quiero a mi familia.

Para terminar, es diciembre. ¿Qué va a hacer?

-Es la primera Navidad que paso con ellos. ¿Usted cree que es lindo? Desde que estoy presa mis hijas no han tenido una mamá que les haga un tamal, que les dé amor. Soy muy feliz, voy a hacerles tamales. Como le repetí, creo en Dios como para andar matando a la gente. Cometí un error y ya lo pagué porque quitarle la vida a una persona no es justo tampoco, pero sí se sufre.

PERIODISTA: Alexander Méndez

CRÉDITOS: Foto: Randall Sandoval

EMAIL: [email protected]

Jueves 07 Diciembre, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA