Martes 17, Octubre 2017

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Invertir en nuestros niños y niñas

Editorial

Siempre hemos sabido que la inversión que un país haga en su niñez y adolescencia está directamente relacionada con el tipo de futuro que procura tener, vinculada al desarrollo, progreso y calidad de vida. 

Claro, siempre habrá atenuantes que podría dar un viraje a lo que se avecina. Pero lo cierto es que invertir en las generaciones más pequeñas de una nación siempre será una ganancia desde todas las ópticas, en lo social, económico, político y cultural. 

Según Unicef y el Banco Mundial, para el año 2013 unos 385 millones de niños y niñas vivían en extrema pobreza. Cuatro años más tarde esa cifra debe ser mayor tomando en cuenta la cantidad de países en guerra. 

Casi un 20% de los menores de países en desarrollo tuvieron que sobrevivir en hogares con una media de ingresos de 1,90 dólares al día, es decir en moneda costarricenses cerca de mil colones por persona, mientras que la cifra para los adultos en esas condiciones era de 9,2%.

El nivel de inversión de más del 25% de países del mundo en sus poblaciones es menos del 1% de sus presupuestos, lo que evidentemente no representa beneficio alguno. Por el contrario, trae consigo más pobreza, hambre, falta de educación, carencia de servicios básicos y por ende proliferación de delincuencia, enfermedades y otros flagelos. 

En el año 2013 se reveló el informe “Inversión del Gobierno Central en Niñez y Adolescencia en Centroamérica”, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, desde esas fechas no hay un estudio que pueda mostrar los datos reales en el área. 

En aquel momento reveló que Costa Rica es el segundo país del área que más invierte en infancia y determina que la calidad de esas inversiones es equitativa y óptima.

Las cifras indican que el gobierno nacional destina por día más de $5,40 por niño, en colones eso implica casi 3 mil en promedio, cantidad que está muy por encima a la invertida en países como Nicaragua. 

Por su parte Guatemala y El Salvador han dejado de lado la inversión en niñez, situación más que visible en el acceso a la alimentación y la educación. La brecha entre las poblaciones crece y los menores son los más afectados, muchos de ellos conformarán años más adelante los grupos delictivos como las maras o se incorporarán al crimen organizado ante la falta de opciones. 

Nuestro país saca la cara en el tema y evidencia que hay millas de diferencia con el resto de naciones vecinas, pues dedica el 8,3% del PIB a programas que favorecen a la infancia, sin embargo, han existido amenazas de los grupos políticos y del mismo gobierno de recortar programas sociales ante la crisis fiscal que afrontamos. 

Pese a que los resultados para Costa Rica son halagadores, obligan a las autoridades a seguir promoviendo opciones en educación, cultura, salud y deporte que potencien a la población infantil. 

Un menor bien comido, estudiado y saludable siempre podrá destacarse, enfrentará mejor el diario vivir y será factible que en su adultez aporte más al país.

El buen estado de los más chicos se verá reflejado en el futuro de una nación, por eso los gobiernos deben invertir más para procurar su bienestar y así asegurará un desarrollo constante. 

Los números nos favorecen en esta oportunidad, pero aún hay mucho por hacer. Existen poblados donde los centros educativos dan lástima y algunos otros donde los estudiantes deben jugársela bajo un galerón, a la intemperie y expuestos al calor y lluvias de terror.

No hay que ir lejos de San José, existen comunidades urbanas con centros educativos paupérrimos, carentes de baterías sanitarias decentes, con comedores insalubres, sin cielo raso y con pupitres a medias. Siendo Costa Rica el número uno del ranking eso es inadmisible. 

En materia de salud la cosa anda un poco mejor, sin embargo, habría que hacer un examen exhaustivo a los recursos que la Caja Costarricense de Seguro Social y su destino para la atención de las poblaciones jóvenes. 

En lo social y lo cultural las autoridades de gobierno deberían generar más opciones de entretenimiento y recreo, eso sí, accesibles. El Ministerio de Juventud y Cultura, junto a las municipalidades, tendrá que promover talleres para menores y crear espacios para practicar deportes, desarrollar actividades artísticas y hasta foros de discusión sobre temas de su interés. 

Bien decía el expresidente estadounidense John F. Kennedy que “los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro”. Hace más de 50 años esas palabras hicieron eco en muchos gobernantes, pero hoy la realidad se torna dura y parece confabularse contra los más jóvenes.

PERIODISTA:

EMAIL:

Jueves 12 Octubre, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA