Martes 26, Septiembre 2017

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Señores diputados, no más impuestos

Lic. Marvin David Montero Carvajal*

Es el clamor generalizado del pueblo costarricense, el soberano, el jefe de todos ustedes señores diputados, el jefe del Presidente y de los señores ministros, es el pueblo que pide a gritos que no le me metan mano en sus bolsillos cada día más ralos y escasos. No es justo pagar más para que gasten más. No se vislumbra en el horizonte un planteamiento serio de reforma para eliminar, prohibir, restringir y reducir de una vez por todas, los pagos de los empleados públicos por disponibilidad, zonaje, cesantía, discrecionalidad y confidencialidad, bienios y quinquenios, carrera profesional y convenciones colectivas conocidos como pluses que son parte de los disparadores del gasto del gobierno y que representan el 43% de los salarios. 

Los gastos por planilla del gobierno crecen y crecen de manera exponencial y no hacen nada para pararlos, pero quieren más plata. Me pregunto: ¿es justo? El ejercicio que el pueblo o el soberano exige al gobierno es: Dígame, ¿realmente cómo va a reducir, frenar, resolver la gastadera de plata? Luego veré si le doy más. No pida, no asuste, si no va a parar este despelote.

La deuda pública del Gobierno Central para el 2017 representa el 47,8% del PIB, a la tica significa, que estamos enjaranados hasta el cuello, el Gobierno ha venido abriendo un hueco para tapar, es decir, pide plata prestada para financiar sus gastos. Creando una bola de nieve que pronto va a causar problemas serios a nuestra economía. 

El gasto del Gobierno Central, como está estructurado actualmente, no se traduce en mejores caminos, carreteras y puentes, mejor y mayor empleo en el sector privado, reducción real de la pobreza, mejoras en la educación, mejoras en el equipamiento para la seguridad pública, mejoras en trámites y servicios del gobierno, oportunidades para pymes y emprendedores. Es aquí donde nace la interrogante: ¿Es justo pagar más impuestos para que hagan lo mismo o menos? Por supuesto que no. 

Tenemos ante nuestras narices un problema fiscal serio, originado por los políticos, ellos prefieren pedir más impuestos que disminuir gastos, o buscar la solución en la deuda pública. Cualquier reforma fiscal debe ser responsable y con visión de largo plazo, debe eliminar privilegios, pluses y demás, limitar constitucionalmente el endeudamiento público, limitar salarios, pensiones del gobierno central, así como de instituciones autómonas. Ese es el clamor del soberano, señores diputados es su responsabilidad ante el pueblo.

 

*Administrador de negocios y analista 

PERIODISTA:

EMAIL:

Miércoles 13 Septiembre, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA