Viernes 22, Junio 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Cinco mil leyes listas para ser derogadas

Gloria Bejarano Almada

De acuerdo al SINALEVI, el Sistema Nacional de Legislación Vigente, en Costa Rica hay un acumulado de 19.723 leyes. Miles de leyes vigentes que se han ido sumando desde nuestra independencia sin que nos hayamos dado el tiempo de analizar si mantienen su relevancia. Leyes que se contraponen, duplicadas, obsoletas, antiguas, en desuso, que carecen de interés, sentido o vigencia. 

Los principios que rigen al sistema jurídico dicen que ninguna ley entra en desuso en tanto no sea derogada explícitamente, por lo que pueden ser invocadas y generar confusión. 

En fecha reciente se aprobó la ley contra el maltrato animal, pero ya a finales del siglo XIX se promulgó una ordenanza que también prohibía las peleas de gallos. Sigue vigente la declaratoria de guerra en contra del Imperio Alemán así como la declaratoria de guerra contra el Japón en 1941, la pensión de las viudas de 1886, el Estatuto de la Universidad de Santo Tomás, la Ley N° 55 de 1885 “sobre uniformes de las bandas militares”, y la Ley N°36 del 30 de julio de 1885 que “Exonera importación de artículos de consumo para Limón” entre muchas miles más.

Derogar leyes es una potestad que le atribuye la Constitución a la Asamblea Legislativa, sin embargo, desde nuestra independencia menos de un 8% de la legislación emitida ha sido explícitamente derogada por los diputados, lo que ha dado como resultado la acumulación de miles de leyes que conforman una verdadera maraña legal que atenta contra la seguridad jurídica de los ciudadanos y sus instituciones.

Como diputada solicité al Directorio Político la conformación de una Comisión Especial de Derogatorias conformada por el SINALEVI, el Colegio de Abogados, la UCR y la Universidad de Santo Tomás, apoyada por los técnicos y asesores del Congreso y coordinada por mi despacho. Esta Comisión trabajó por más de tres años analizando más de diez mil leyes, de un listado que proporcionó la Procuraduría General de la República. Como resultado de este trabajo se presentaron nueve proyectos de ley que buscan la derogatoria de casi cinco mil leyes, se analizaron cinco mil más y se entregó al Ejecutivo un listado de alrededor de diez mil Decretos Ejecutivos obsoletos que igualmente pueden ser abolidos. 

A pesar que todos los proyectos fueron acompañados con la firma de casi la totalidad de los diputados, no fue posible su discusión y aprobación. Cuando me preguntan por qué no se han aprobado, no tengo una respuesta pero sí creo que hay un gran recelo. Un diputado, por ejemplo, me indicó que antes de llevarlos a votación quería que sus asesores volvieran a revisar todas las leyes por derogar, mismas que habían analizado los abogados de los departamentos legales de ministerios e instituciones autónomas, así como los comités del Colegio de Abogados, los procuradores y asesores del Congreso. 

Fuera por desconfianza o por falta de costumbre los proyectos no fueron siquiera discutidos, y están en camino de ser archivados al darse por terminado su plazo cuatrienal. El primer proyecto que se presentó bajo el expediente 18.705, acaba de ser rescatado y presentado de nuevo a la corriente legislativa, gracias al interés del diputado Otto Guevara. 

Entiendo lo difícil que es analizar los proyectos de ley que no responde al interés de los diputados en turno, por ello propuse la creación de una Comisión de Derogatorias que se encargará de la depuración de nuestro ordenamiento jurídico, como una tarea permanente, sistemática y no esporádica. Una comisión que mantenga actualizado nuestro ordenamiento jurídico y garantice la seguridad jurídica en Costa Rica. 

Quisiera pensar que incluso pudiéramos ir más allá, y que esta comisión de alto nivel, sea quien recomiende la admisibilidad de los proyectos legislativos, con el fin de que los proyectos que entren a la corriente legislativa tengan mayor viabilidad y respondan a una verdadera necesidad. El país necesita urgentemente depurar sus leyes y garantizar una mayor pertinencia y calidad en los proyectos que se discuten en el Congreso.

PERIODISTA:

EMAIL:

Sábado 24 Junio, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA