Domingo 25, Junio 2017

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Los problemas de adultos no deben afectar a los niños

Editorial

Cada vez que se acerca el Día de la Madre, el del Padre o las festividades de fin de año, los sentimientos se ponen a flor de piel, en especial para aquellos que tienen hijos, ya sea niños o adolescentes, porque ser padre es un privilegio que no todos obtienen y, a pesar de eso, algunos lo desaprovechan.

Es importante tocar el tema porque este domingo, al igual que todos los terceros domingos del mes de junio, se celebra el Día del Padre y muchos desde ya tienen planeado lo que van a hacer para celebrarlo. 

En muchas de las familias costarricenses, todavía se mantiene la costumbre de hacer una comidita, que ahora por lo general es una carne asada, para celebrar a los hombres de la casa que cuentan con la dicha de haber contribuido a darle vida a otro ser humano.

Sin embargo, como esta es una fecha festiva, no podemos perder de vista que también muchos otros padres pasarán un año más sin compartir con sus hijos, lastimosamente no por gusto, sino por problemas con sus exparejas, quienes no les permiten ni observarlos en foto. 

Precisamente esto motivó a un padre de familia a hacer huelga de hambre y amarrarse ante los tribunales con el fin de ver si, de una vez por todas, algún juez toma las riendas para que, junto con la pensión, se fijen también los días de visita. 

Suena sumamente lógico que, si las partes no se pudieron poner de acuerdo para llevar una relación cordial, así como definir los temas de sus hijos, y van hasta un tribunal a fijar el monto que mes a mes se le dará a la madre para que vele por los menores, de la mano de esto también debería definirse el régimen de visitas con el cual el padre podrá asegurarse de estar en contacto con ellos.

Porque parece que muchas mujeres han perdido la razón y ven es sus hijos la manera de hacerle daño a sus exmaridos, lo que no debería suceder. Los problemas de los adultos no tienen por qué pringar a los niños, pues al fin y al cabo ellos son los más afectados. 

Ante esta falta de madurez por parte de algunas personas, se debería de definir los días de visita en coordinación con ambos padres, para de esta manera no afectar a los pequeños de la casa que quedan en medio del fuego cruzado que se da durante la separación.

Y lo principal es que quien no cumpla sea penado, tal vez de esta manera las mujeres que no dan el brazo a torcer en las visitas de sus hijos entiendan que ellos no son juguetes ni cosas a las que deciden esconder y no enseñárselas a sus papás.

Así pues, como muchos hombres terminan en la cárcel por no pagar pensión, muchas mujeres deberían de ir a prisión por desacatar la orden de los regímenes de visita.

A corta edad, muchos menores son manipulables y volubles ante lo que les pueda decir un adulto, en especial si es su madre, sin embargo, resulta injusto que les traten de “lavar el coco”, vendiéndoles que su padre es una mala persona, ya que muchas veces el único pecado que tiene es haber dejado de querer a la persona con la engendró a un ser humano.

El caso de este señor que no puede ver a sus hijas no es único en el país, hay muchos hombres más que están sufriendo pues, a pesar de ser responsables y estar al día con la pensión, no les permiten ver a sus pequeños, lo cual resulta sumamente injusto. Según lo que él cuenta, ha pasado tanto tiempo sin estar con ellas que ya prácticamente se convirtió en un extraño. 

La situación se vuelve mucho peor cuando el hombre se hace de una pareja, entonces la mujer busca cómo poner a los niños o adolescentes en contra de su padre, con el cuento de que los cambió por esta nueva relación, y que ya no va a tener tiempo para ellos. 

Lo que pasa es que ellas no se dan cuenta de que no solo le están haciendo un daño al hombre con el que tuvieron una relación, sino a sus propios hijos, a los que llenan de resentimientos hacia el hombre que los engendró.

Es feo tener que estar en eso cuando se supone que son dos personas adultas que, así como tienen obligaciones, cuentan con derechos que deben ser respetados, ¿o acaso porque el hombre tiene otra pareja pierde la posibilidad de ver a sus niños y compartir con ellos?

Recordemos que los hijos no constituyen mercancías por las que nos dan un dinero y ya: son seres humanos con sentimientos y es injusto que se sientan como una mercadería por la que su papá debe desembolsar un pago. 

Cuando dos personas le dan vida a otro ser humano, adquieren las mismas obligaciones y los mismos derechos, no es por ser mujer u hombre que estos varían, como muchas féminas quieren interpretarlo, pues según ellas los varones son los únicos obligados a ver por sus hijos y en muchos casos hasta a vivir como mendigos para que ellas estén felices. 

Celebremos el domingo como corresponde, dejemos que los padres ejerzan su papel, pero, sobre todo, permitamos que niños y adolescentes compartan con sus progenitores, pues no queremos en un futuro más hogares destruidos por seres humanos traumados.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Viernes 16 Junio, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA