Martes 12, Diciembre 2017

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Padres ausentes…

Marvin Obregón A.*

Con motivo de la celebración del Día del Padre en el mes de junio, se me ocurrió referirme a este tema por tratarse de algo trascendental.

En tiempos pasados, nuestros viejos decían: “La mujer en la casa y el hombre en el trabajo”, dando a entender con ese refrán que ella debía atender los quehaceres de la casa, incluido el cuidado de los hijos, mientras que él procuraría el sustento de la familia. Eso era División del Trabajo.

Gracias a los cambios que se suscitaron en el transcurrir del tiempo, en la estructura socio-político-económica, la dinámica familiar sufrió variables importantes en aquel aspecto y otros, debido la incursión de la mujer en el área laboral. El hombre aprendió que tanto los quehaceres del hogar, así como el cuidado y la educación de sus hijos, era también de su incumbencia y no solo de la mujer. 

Hoy en día asistimos a un escenario muy triste (que ocurre posiblemente en muchas partes del mundo): el abandono de los hijos, fenómeno originado más por parte de los padres que de las madres; produce un daño del cual jamás pudo percatarse quien fuese el responsable.

Las secuelas de esta problemática, no las conocemos tan de cerca, quienes no las padecimos en carne propia, aunque las hayamos leído, investigado, estudiado en casos. Pero quienes realmente pueden decirnos lo que se siente son los niños que fueron abandonados. Y no creo que tendrían las palabras para decirlo. Las madres de esos niños/as también podrían decirnos lo que ellas han sufrido por esa situación y lo que han podido percibir en el desarrollo de sus propios hijos/as.

 

LA AUSENCIA DEL PADRE

 

Esta puede ocasionar un duro trauma en el niño, siendo que la vida en las distintas etapas del desarrollo hasta llegar a la adultez será más complicada de lo normal.

De los distintos textos de psicología, se recoge un resumen de algunos de los posibles efectos en el niño producto del abandono del padre:

1- Muy probablemente, no va a saber cómo tratar a las mujeres. Como hijo abandonado, podría llegar a desarrollar actitudes negativas hacia la madre de sus hijas, pues no tuvo el referente de un padre para ver cómo trataría a su madre. La figura del padre es crucial tanto para el varón como para la niña.

2- Le costará trabajo creer que él pueda ser un héroe. Para los varones, por lo general, su padre es el héroe y para las hijas “su primer amor”. Los hijos crecerán con poca confianza. En el caso de las mujeres, probablemente crecerán con la idea de que ningún hombre las pueda amar y las abandonará; como ocurrió con su padre.

3- No va a poder proteger ni defender a nadie. Se sabe que el rol del hombre, como macho de la sociedad, es defender a la familia, a la manada; como sucede en el caso de los animales. En el caso del niño abandonado por su padre, él no ha vivido eso, por lo tanto no lo ha aprendido, sino más bien se siente desprotegido.

4-Posiblemente, no podrá mostrar afecto por sus hijos. Si el niño no tuvo esos sentimientos, si no los vivió; cuando adulto tampoco los va a vivir y sentirá quizás lo mismo que le hizo sentir la falta de su padre; dirigiendo ese sentimiento de la misma manera hacia sus hijos y esposa.

Lo anterior y más son algunos de los efectos psico-afectivos que se presentarán en la personalidad del/de la niño/a abandonado/a. 

Es importante que los hombres que aún no son padres tomen consciencia de estas notas, antes de que lleguen a serlo, para que no incurran en el error de quienes tuvieron la capacidad de engendrar un hijo y no atenderlo hasta que pudiese defenderse por sí mismo. 

La otra parte del mensaje que quisiera compartir, es que, si por alguna razón ajena a sus condiciones, tuvo usted que abandonar a su hijo/a y cuenta con la posibilidad de acercarse a él/ella, nunca es tarde para hacerlo y probablemente le haga sentir mejor en este Día del Padre y, por supuesto, tal vez repare en parte, ese sentimiento de indefensión que pervive en ese hijo/a que tal vez usted ni conozca.

¡Nunca es tarde!

 

*Estudiante de Psicología

[email protected]

PERIODISTA:

EMAIL:

Viernes 16 Junio, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA