Lunes 24, Septiembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

“Para mí la mujer más bella es mi esposa”

Sentimientos en Conflicto

Imagen con fines ilustrativos.

CONSULTA: Estimado Profesor Corazón, como lector asiduo de su sección sigo muy de cerca las distintas historias que ahí se publican. Es por ello que he comprobado la variedad de temas que se abordan. Curiosamente he notado que muchas de las cartas que usted publica son enviadas por hombres en busca del apoyo de su columna para hallar compañía femenina.

En estas notas algunos se ponen un tanto exigentes en cuanto a las características de la dama que quieren para establecer una relación de pareja. Es así como describen mujeres ideales que según considero son difíciles de hallar en un mundo real, pero muy posiblemente ellos tampoco reúnen los cánones de belleza masculina para aspirar a tales damas, por eso pienso que algunos deberían ubicarse en la realidad. Por lo general hablan de su inquietud por establecer una amistad que los pueda llevar más adelante a consolidarse como su compañera de vida.

Todo ello me llevó a meditar si yo estuviera en la misma condición, qué tipo de mujer me gustaría para establecer una relación sentimental. Pensé que eso sería un ejercicio interesante, pues nunca me había puesto a meditar cómo sería una mujer ideal según mi criterio, ya que soy un hombre casado y para mí la mujer ideal es la que en su momento me flechó y aún cuarenta años después me tiene locamente enamorado. Pero como dice el dicho, el hecho de estar a dieta no significa que no se pueda ver el menú y en esto de la belleza femenina soy un hombre que sabe apreciar una dama de fina estampa, según aquel famoso paseíllo peruano.

Hay quienes, tal como a mí me sucedió, dan muchas vueltas para aterrizar al lado. En una ocasión precisamente leí una carta que usted publicó de una persona que hacía acotaciones sobre aquellas parejas disparejas que son muy felices, pues algo en especial las atrajo sin preocuparse por su aspecto físico, que incluso muchos critican en silencio al considerar que se trata de una elección de mal gusto.

Cuando aún era joven en mi mente trataba de dar forma a mi mujer ideal, pero casi siempre me encontraba con características de una que me gustaría tuviera la otra, pues es difícil identificarse plenamente solo con un tipo de mujer. En ese tiempo se me hacía imposible decidirme por un tipo en particular. Yo soy de los que se rinden tanto ante una dama de figura delgada como ante una rellenita, una morena o una rubia. Y es que mujeres bellas las hay para los gustos más diversos.

Por eso recuerdo el corrido mexicano del Aventurero, que entre otras cosas dice: “Yo soy el aventurero/el mundo me importa poco/cuando una mujer me gusta/me gusta a pesar de todo./Me gustan las altas y las chaparritas,/las flacas y gordas y las chiquititas/,solteras y viudas y divorciaditas/me encantan las chatas
de caras bonitas/…”.

Aunque tengo cierta inclinación por la mujer latina, igual me sorprendo ante la gracia de una linda asiática, sea chinita, coreana, japonesa o vietnamita. También enloquezco con las negras, esas féminas lozanas de piel de ébano que rebozan vitalidad; igual me sucede con las nórdicas como esas suecas, noruegas, danesas o finlandesas con pálida piel y ojos de azul profundo. Ni qué decir de esas hermosas mulatas brasileñas o cubanas con ese sabor único o esas francesas de acento tan sensual.

También doblo la rodilla ante una indígena de rasgos gruesos, lo mismo que ante las pelirrojas islandesas, las esbeltas rusas o las misteriosas árabes. Qué hombre no ha volcado la vista ante el contoneo de una venezolana. Cómo quedarse impávido al paso de una despampanante colombiana, esas de vertiginosas curvas y escotes de infarto. Puede que una dama no posea una belleza impactante, pero a veces una minifalda bien colocada deja al descubierto unas hermosas piernas que enganchan cualquier mirada.

Pero también están las más tapaditas pero que captan la atención con su porte y elegancia de mujer ejecutiva. Hay quienes por el contrario la sencillez las hace lucir bellas, mientras otras con un maquillaje bien elaborado destacan sus atractivos escondidos. Están también aquellas con extravagantes peinados que no pasan inadvertidas o las que simplemente llevan suelto el cabello, meciéndolo al compás del viento.

Me gustan las de labios carnosos que parecen una invitación al beso, las de ojos negros que matan con la mirada, las de dentadura perfecta, las de caderas anchas, las de pechos voluminosos que parecieran volcanes a punto de estallar, las de cara de ángel, las de camanances profundos, las de preciosas sonrisas, las de manos delicadas, las pequeñitas pero bien surtidas, las serias como las alocadas, las intelectuales y las desfachatadas, en fin, todas tienen ese algo que las hace interesantes ante los ojos de un hombre.

Cierro este comentario reafirmando que para mí la mujer más bella es mi esposa y de volver a nacer posiblemente buscaría a alguien como ella, sin importar que los años hayan dejado algunas huellas en su rostro. Con esto me despido y espero que la presente logre su atención. Le agradezco la oportunidad, Rafael Francisco Chavarría de San José.

Encuentre la respuesta del Profesor Corazón en la edición impresa de DIARIO EXTRA.

Estos son algunos de los puntos de venta donde puede adquirir el Periódico de más venta en Costa Rica:

-Megasúper San Isidro, San José

-Mercado El Arbolito, San José

-Mini Súper Bello Horizonte, Cañas

-Mini Súper Lilly, Guanacaste

-Abastecedor El Almendro, Parrita

-MásxMenos Jacó, Puntarenas

-Maxi Palí Jacó

-Maxi Palí Liberia

-Megasúper Liberia

-Palí Santa Cruz

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Foto archivo.

EMAIL:

Viernes 02 Junio, 2017

HORA: 06:13 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA