Miércoles 20, Junio 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

“Yo tenía que pedirle que me abrazara”

Sentimientos en Conflicto

Foto con fines ilustrativos

CONSULTA: ¡Hola, querido Profesor Corazón! Espero que esté bien. Estoy confundida, por eso recurro a usted, porque sé que su consejo me será de ayuda.

Profesor terminé con mi novio porque al principio, como todo, era cariñoso, me decía que si salíamos lo tomara de la mano, pero con el tiempo fue cambiando.

Yo estaba dispuesta a esperarlo si necesitaba tiempo, a darle su espacio. Fui la persona más cariñosa, ya que casi no nos veíamos y cuando estaba con él lo abrazaba como si fuera la última vez que lo vería en mi vida, lo besaba de igual forma y esperaba que si él era para mí, casarnos y formar una familia, lo que muchas mujeres quieren.

Él no sabe administrar su dinero, gastaba en tonterías y después estaba todo estresado, yo tenía que aguantarle sus chichas y verlo de mal humor, tiraba las cosas y se calmaba porque yo le pedía que se calmara, que no era mi culpa.

Siempre decía que era un pobrete y tras de eso feo, pero a mí eso no me importaba porque estaba dispuesta a ayudarle a ordenar su vida, compré una libreta para que escribiéramos nuestros planes o cosas que había que cambiar, pero nunca la llenamos.

Un día le pedí que saliéramos, no importaba que no tuviera plata, era solo para estar juntos, nada más, porque yo no le pedía que me diera nada, pero él me dijo que no porque sin plata no salía a ninguna parte.

Yo le dije que eso no me importaba, pero él insistió en que no. Un día salimos a dar una vuelta, le tomé la mano y me pidió que lo soltara, eso me dolió y me aguanté para no llorar.

Dejé que pasaran unos días y le dije que me había dolido, pero él como si nada, nunca quiso cambiar. El colmo era que yo tenía que pedirle que me abrazara porque ni eso. Le pregunté si es que se avergonzaba de mí y me dijo que no, lo que me pareció muy raro.

Ya las cosas venían mal y siguieron de mal en peor, él ya no me llamaba, no me contestaba los mensajes, solo me buscaba cuando quería tener relaciones.

Quedamos en que un domingo pasaría por mí a las 5 a.m. para ir de paseo, pero me dieron las 9 a.m. esperándolo y nunca llegó.

Como estaba preocupada tomé un taxi, llegué a su casa y lo llamé para que me abriera, cuando me abrió le pregunté si le pasaba algo y me dijo que la noche anterior trabajó hasta tarde, llegó muy cansado y se durmió.

Después me enteré que esa noche lo vieron en un bar con la expareja, mentira que estaba en el trabajo. Por eso fue que lo terminé, no por pobre sino por mentiroso.

Un día que me llamó lo encaré y no me dio ninguna explicación. Profesor estoy un poco confundida porque él me decía que todo estaba bien entre nosotros. Entonces me dije no lloraré más porque hice hasta lo imposible. Profesor yo lo amé y lo acepté como era. Yo era cariñosa, lo respetaba, a pesar de que otros trataban de cortejarme, nunca le di pelota a nadie.

Debo continuar porque si algo se va, algo mejor viene, el problema es que ahora no sé cómo saber qué es bueno. Solo le deseo felicidad y que no juegue con las mujeres porque decir te amo y no demostrarlo es de poco hombre.

No es justo que haya personas que siendo así se sientan más hombres cuando más bien el machismo los hace muy crueles con las mujeres y una de tonta se ciega.

No sé por qué, qué hice mal, si me decía que era excelente, es más, días antes me dijo cosas relacionadas con nuestro futuro y yo me sentía feliz. Me duele que me haya ilusionado tanto y luego cambia tanto, pero bueno, hay que seguir, estoy muy joven para complicarme la vida, y aunque lloré un poco, decidí dejar de llorar por quien no lo merece.

Es triste que ya casi no haya hombres cariñosos, no machistas y sinceros, por eso ya no sé si seguir o mejor quedarme así. Tengo fe de encontrar al hombre de mi vida algún día, pero de momento me daré tiempo, tendré paciencia y si llego a interesarle a alguno tiene que convencerme de que vale la pena. Gracias y disculpe lo extenso de mi carta pero necesitaba desahogarme. Sin seudónimo

 

RESPUESTA: Querida amiga, es frecuente que cuando se inicia un romance cada uno de los miembros de la pareja se esmere por presentarse como algo excepcional, por ello nos deshacemos en atenciones y detalles, destacamos virtudes por insignificantes que sean, sobrevaloramos la belleza y, como decía mi mamá, nos emperifollamos a más no poder para vernos lo más atractivos posible, tanto el hombre como la mujer.

Es esa etapa en que la miel se derrama por doquiera que vamos, la de las cosquillitas en el estómago y en la cual hacemos cualquier sacrificio económico para complacer a nuestra pareja. Hay flores y música en el aire, mientras caminamos embobados por la calle con la ilusión del encuentro, sin embargo con el paso de los días aquella ilusión inicial que no nos dejaba pensar en otra cosa se va desvaneciendo.

La razón comienza a ubicarnos, entonces ya nuestra pareja no nos parece tan linda como al principio. Igualmente va aflorando la verdadera personalidad en cada uno de nuestros actos y es cuando empezamos a detectar ciertos detalles que no nos gustan, pero como queremos mantener esa relación tratamos de obviarlos.

Sin embargo llega el momento en que el exceso de miel comienza a empalagarnos y la vista se nos vuelve a aclarar, por lo cual comenzamos a fijarnos en otras personas que al principio no tenían mayor significado para nosotros.

Surge entonces la necesidad de reinventarse si es que deseamos mantener viva esa relación y evitar que se apague. Por lo que me cuentas, tal parece que para tu novio tú solo fuiste un destello que le impactó, pero como tal se desvaneció muy rápido.

Las diferentes actitudes que narras parecen retratarlo de cuerpo entero. Pese a que te esmeraste en darle vida a esa relación, era obvio que ya no estaba interesado, por lo que la decisión que tomaste de dejarlo es la más acertada, aunque debes reconocer que es un golpe que cuesta asimilar al principio. Si alguien no se hace merecedor del amor de otra persona, entonces no vale la pena insistir.

Lo importante es que estás clara y decidida a encontrar al hombre indicado, pero eso no sucede de la noche a la mañana, por lo que debes darle tiempo al tiempo. Por ahora disfruta a de tu juventud junto a tu familia y amigos porque la vida es hermosa, sin duda esta experiencia te servirá para ser más selectiva y en el momento menos pensado llegará esa persona que se complemente de lleno contigo.

Te deseo lo mejor y espero que tu próxima carta sea para contarme sobre una relación feliz. Tu amigo de siempre, Profesor Corazón.

PERIODISTA:

EMAIL:

Viernes 26 Mayo, 2017

HORA: 09:32 PM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA