Sábado 21, Julio 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Las expectativas suelen ser una trampa dolorosa

Vida

Es muy normal tener expectativas de los hijos, los amigos y por supuesto la pareja, sin embargo suele ser la forma más común de estrellarnos contra una realidad ineludible; “cada quien es como es”, difícilmente cambie a nuestra forma de pensar.

Puede que por un tiempo se limite en algunas cosas para complacernos o evitar confrontaciones cansonas, pero tarde o temprano siempre dejará ver su verdadera personalidad y a veces esto nos entristece por el hecho de estar esperanzados de que ese ser será como queremos.

La mejor forma de no decepcionarnos entonces es aceptar que los demás no tienen por qué actuar como nosotros lo haríamos o pensamos deben hacerlo, imaginar lo contrario no es más que una creencia errónea sobre los actos de otra persona que probablemente no sucedan como ideamos en nuestra mente, convirtiéndose así en una trampa mortal.

Además deberíamos tener claro que nuestra felicidad solo debe depender de nosotros.

 

LAS DECEPCIONES

 

Los problemas surgen muchas veces por esas creencias que tenemos en los demás sin tomar en cuenta que quizás la realidad nos sorprenda de una manera diferente.

Por otra parte, la realidad es que a veces las personas adornan su forma de ser, mostrándose de determinada manera, pero a la hora de la verdad se transforman en todo lo contrario, lo cual suele decepcionarnos, haciéndonos perder en muchos casos la fe en los demás y nos volvemos desconfiados de todo lo que nos digan.

Sin embargo ellas no tienen la culpa sino que nosotros nos formamos un ideal distinto, por lo cual al final en realidad el problema son nuestras expectativas. La mejor forma de evitar esta situación es no esperar nada de los demás y aceptar las circunstancias de la mejor manera. No podemos decidir cómo tiene que actuar el resto de la humanidad porque sencillamente no tenemos dicho poder.

 

NUNCA ESPERES NADA 

 

Para evitar este mal momento existen algunas formas muy efectivas que podemos empezar a poner en práctica para evitar sentirnos tristes ante la actuación tan diferente que acaban teniendo las personas de nuestro alrededor:

Empecemos por asumir que nadie es perfecto, porque tú tampoco lo eres y también has caído en contradicciones alguna vez. Deja de juzgar y empieza a aceptar que errar es de humanos. No solo el resto se equivoca, tú también lo haces.

 

RESPETA LA INDIVIDUALIDAD

 

Cada uno de nosotros tiene una forma de actuar diferente. Por eso es mejor estar abiertos y respetar que los actos de esa persona no van a ser los que nosotros, en un principio, creíamos que serían.

 

CASI NUNCA RECIBIRÁS
ALGO A CAMBIO

 

Pensamos que por hacer ciertas cosas recibiremos otras a cambio, pero esto no es así. Tu amistad y confianza quizás no se vea correspondida de la misma manera.

 

LO MÁS SANO ES DAR SIN ESPERAR A RECIBIR

 

Nuestras expectativas provocan que hagamos a los demás responsables de nuestra felicidad y de ahí que el resultado sea siempre negativo.

Nunca permitas que tu felicidad se encuentre en manos ajenas, tú eres el único dueño de ella.

En algún momento de nuestra vida todos hemos caído en la trampa de las expectativas. Lo importante es aprender y reconocer que no tenemos el poder para controlarlo todo. De esta manera dejaremos de llevarnos desilusiones.

 

NUESTRA SEGURIDAD SE TAMBALEA

 

Si te has visto envuelto en expectativas jamás cumplidas, te habrás dado cuenta de que tu seguridad se tambalea de forma vertiginosa, pues de repente aquello que creíamos seguro se torna en todo lo contrario.

Tal vez estas creencias hacia los demás sean una manifestación de lo inseguros que somos. Por eso dejamos en manos de otras personas nuestra felicidad. El gran problema es que esto se transforma casi siempre en todo lo contrario.

Aprender a aceptar que los actos de otros no serán los que esperamos será un paso complicado, pero necesario para empezar a despertar en nosotros mismos el poder de aceptar todo aquello que no podemos controlar.

Los seres humanos cometemos errores, somos incoherentes, mentimos… Todo esto nos convierte en sujetos susceptibles de fallarles a aquellas personas que más queremos. Por eso es importante aceptar que todo podría suceder de otra manera.

Si alguna vez has caído en la trampa de las expectativas, solo comprende que aceptar te librará de la decepción y cuanto antes logres observar con otros ojos las actuaciones de los demás, más prontamente te permitirás liberarte de esperar que actúen como tú quisieras.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Martes 04 Abril, 2017

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA