Jueves 18, Enero 2018

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Reacciones involuntarias de nuestro cuerpo

Todas tienen una explicación

Hipo, bostezo, llanto y piel de gallina son algunas de las reacciones que se producen de manera involuntaria y algunas veces no en el mejor de los momentos precisamente.

Resultan ajenas a nuestra voluntad y estamos tan acostumbrados a ellas que ni siquiera nos preguntamos por qué suceden. Pues, por muy raras que parezcan estas reacciones incontrolables, lo cierto es que todas tienen explicación.

El bostezo. Según los últimos estudios, la principal causa está relacionada con la necesidad de enfriar el cerebro para mantener su funcionamiento al mejor nivel. El bostezo es una respuesta instintiva de imitación como sistema de comunicación, por eso cuando vemos bostezar generalmente hacemos lo mismo.

El hipo. Una reacción que en muchas ocasiones puede ser molesta y desagradable. El gran culpable de ese incómodo espasmo es la irritación del diafragma. Esta membrana se encarga de subir y bajar para ayudar a los pulmones a inspirar y expirar. Cuando se produce una descoordinación entre la entrada del aire por la laringe y el ritmo del diafragma, este expulsa el aire y es cuando oímos ese sonido característico del hipo.

 ¿Por qué lloramos cuando reímos? Hay dos teorías que pueden explicar este hecho. La primera está relacionada con que es la misma parte del cerebro la que se encarga de la risa y el llanto, e incluso lesiones en determinadas partes del cerebro provocan risa y llanto patológicos. Otra explicación apunta al hecho de que el temblor producido por una risa vigorosa ejerce presión sobre los conductos lagrimales.

El sonrojo. Esta es una respuesta normal ante una situación imprevista, donde un comportamiento que hemos tenido o una situación nos provoca un sentimiento de vergüenza. La vergüenza es una reacción universal que se presenta en todas las culturas. Cuando nos avergonzamos el cuerpo libera adrenalina, que actúa como estimulante natural y genera una serie de respuestas. Se aceleran la respiración y el ritmo cardiaco, las pupilas se dilatan y la digestión se hace más lenta.

El crujido de los huesos. Lo lógico sería pensar que el crujido de los huesos es provocado por una fricción de estos, pero lo que escuchamos es una explosión gaseosa que se produce en el fluido sinovial y la percusión de dos estructuras duras entre sí.

¿Por qué sentimos pinchazos y cosquilleos? Estas dos reacciones incontrolables del cuerpo son respuestas del cerebro sobre el estado natural de un nervio. Si los sometemos a mucha presión se desconectan, así que al volver a la normalidad el cerebro nos alerta de ello mediante esa sensación.

La piel de gallina. Según los científicos, heredamos la piel de gallina de nuestros ancestros como reacción a situaciones extremas. Muchos animales comparten este rasgo con nosotros. Por ejemplo, a los gatos se les eriza el pelo cuando pelean o se sienten amenazados.

¿Por qué vemos manchas negras? Estos puntos o manchas que vemos con frecuencia están en realidad presentes todo el tiempo. Se trata del líquido gelatinoso que rellena el espacio entre la retina y el cristalino, pero normalmente se mantiene estático en la parte inferior, por lo que no lo vemos siempre.

Dolor de cabeza al comer helado. Una de las razones es que la sustancia fría entra en contacto con los nervios superiores de la boca. Otra de las razones es que el cerebro teme la llegada de ese frío a la cabeza y abre los vasos sanguíneos. El aumento del flujo de sangre hacia el cerebro es lo que provoca el dolor.

¿Por qué el jugo de naranja sabe tan mal después de cepillarnos los dientes? El culpable es el laurilsulfato sódico, un detergente espumoso presente en la mayoría de los dentífricos. Esta sustancia colapsa temporalmente las membranas externas de las células gustativas y también altera algunos receptores.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Martes 08 Noviembre, 2016

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA