Viernes 21, Septiembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Vida

Cyberparafilia

Vida

Internet resultó entre muchas otras cosas un instrumento para fortalecer las motivaciones más íntimas: crear ilusiones eróticas que excitaran a los cibernavegantes, o sea los usuarios que transitan red.

Porque en algunos casos, cuando la novedad sexual sucumbe a la rutina de la vida diaria, hay parejas que comparten películas y videos eróticos y pornográficos para recrear esa sensación de que la pasión continúa y luego la emplean como estímulo para la imaginación erótica.

También la web permite que los tímidos ahorren la vergüenza de salir a cortejar sin tener habilidades para ello, u ofrece el reencuentro entre amigos y amores que se perdieron en el tiempo.

Sin embargo, los conflictos de pareja suelen surgir cuando ella o él, lo encuentra chateando a altas horas de la noche para reencontrarse, aún de manera virtual, con un novio o novia del pasado.

Si dicha conducta persiste, la persona celosa lo puede acorralar en algún momento con la disyuntiva: “¡O Internet o yo!”.

Ante la desilusión, quien se siente excluido o excluida se pregunta quién es el anormal: si quien se prende a Internet como a una adicción o quien observa asombrado la pasión virtual que desarrolla su pareja.

Según parece el porcentaje más alto de quien ha mirado alguna vez sexo por Internet, lo ganan los varones, ya se trate de erotismo o pornografía explícita.

En la pareja varón -mujer, si ella no lo acompaña él la suele mirar a solas, pues por causas culturales y biológicas, el hombre se estimula preferentemente por vía visual y la mujer por vía táctil.

Posibles reacciones de la pareja

Si uno de los integrantes usa internet como estímulo sexual individual, puede haber reacciones en el otro. Estas dependen del género, en el caso de las masculinas oscilan entre:

a) Sentirse halagado porque la excitación de su mujer lo excita a él también;

b) Sentirse celoso porque él no fue “el origen sutil de” su rubor (de ella) Todo es cuestión del grado de autoestima que tenga el varón en cuestión. A menor autoestima, más celos. A mayor autoestima, menos celos.

c) La mujer en la misma situación puede calificar de “perversas” las prácticas de su pareja o celarlo porque Internet la sustituye como estímulo sexual.

Es importante que el que no está de acuerdo lo diga, lo que implica el riesgo de que la elección sea “o Internet o yo”.

También está la posibilidad de que lo hablen con un profesional para confirmar o no si esas prácticas entorpecen la vida en común, y si existen otras alternativas de acción que ambos acepten para modificar o eliminar la frecuencia del uso de la red.

Si se percatan que si no usan Internet no se excitan, uno o ambos han generado cyberparafilia y merece ser atendido profesionalmente para conocer en qué los puede perjudicar y cuál es el riesgo real de que uno de los dos quede afectado.

En caso de que sea un juego más de los que practica la pareja o el individuo, no existe peligro de daño ni en el individuo ni en la pareja.

Propuestas saludables

Replantearse en pareja la idea de “intimidad”: Desde que empezó la era digital, coexisten con la pareja un tercero que bajo la forma de TV, PC, celular, y todos sus variantes, ocupa un espacio en la casa y en el tiempo de los dos.

Prescindir de estas comodidades es prescindir de algunos logros de la civilización. Siempre se puede vivir aislado. Tiene sus ventajas. Pero también sus desventajas.

PERIODISTA: Redacción Diario Extra

EMAIL: [email protected]

Viernes 23 Septiembre, 2016

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA