Jueves 14, Noviembre 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Por humanidad y con responsabilidad

Editorial

La crisis migratoria de los cubanos en Costa Rica parece no estar pronta a resolverse, por el contrario, tras la reunión de cancilleres que tuvo lugar este martes en El Salvador, en busca de una solución, las posiciones están más que claras, no hay paso.

 

El Gobierno de Nicaragua, tildado de intransigente, se niega a abrir la frontera para que más de 3.000 isleños instalados en el país puedan seguir su camino rumbo a los Estados Unidos. ¿Las razones? Desde soberanía hasta fidelidad a Cuba.

 

Entonces, mientras eso ocurre, estas personas seguirán esperando una respuesta, ahora tal vez con menos paciencia que hace dos semanas, cuando comenzó la pesadilla y tal situación el gobierno tendrá que manejarlo con tacto.

 

Manuel González, canciller costarricense, mantiene el discurso: Costa Rica no dejará desatendidos a los cubanos, pero tampoco tiene hoy una respuesta más allá de la asistencia para enfrentar el problema migratorio. 

 

Que las bodegas de la Comisión Nacional de Emergencias están fuleadas, en buena hora, y que seguiremos llevando alivio no tiene precio para un país reconocido por solidario y humanitario, pero ¿cuál es el plan B?

 

Porque si bien podemos seguir dando una mano amiga, lo cierto es que por la frontera panameña siguen entrando caribeños, ya no son 2.000, son 3.000, en una semana posiblemente habrá 1.000 más y así sucesivamente. Les dan visa de tránsito, pero la pregunta del millón es ¿adónde irán?

 

El gobierno seguirá sosteniendo la burra, como decimos popularmente, pero ¿hasta cuándo y cómo? Preguntas que aún nadie responde. 

 

Si la esperanza era la reunión de cancilleres, ya estamos claros que Nicaragua no cederá, no quiere ceder y tampoco le interesa.

 

Si ahora no podemos resolver, pues dependemos de otras naciones, ¿entonces cómo hará Costa Rica cuando haya más isleños en las fronteras y se agrave la situación?

 

Hay algo más que darles comida y albergue, ellos están buscando la oportunidad de vivir mejor y esa esperanza no acaba aquí. Hay quienes se empeñan en seguir, aunque implique un riesgo para su vida. 

 

La posición del país es entendible y se habla de mantener una imagen internacional intachable, pero un gobierno debe proyectarse más allá de tales razones. 

 

Estados Unidos brilla por su ausencia y las críticas no se hacen esperar, la política “pies secos, pies mojados” poco favor les está haciendo a los países del continente, pues pone a miles de personas a merced del crimen organizado, aunque nadie se los diga en la cara. 

 

Es como el juego del gato y el ratón; si usted llega tiene documentos, pero lo que pase mientras viene de camino poco les importa, y eso es tirano.

 

Si la apertura es tal para que los cubanos puedan regularizar su situación en el norte, ¿entonces por qué no alzan la mano y ayudan?, al fin es la ley gringa. 

 

El silencio se entiende, el que es tonto ni Dios lo quiere. Estados Unidos prefiere mantenerse al margen, pues al fin nadie toca por ahora las puertas de sus fronteras y tampoco podemos ser tan ingenuos de creer que está esperando a estas 2.000 almas.

 

Panamá a partir de esta experiencia debe tomar decisiones, pues hoy miles esperan en Tiquicia una respuesta, pero atrás hay otros que no claudican en su idea de dirigirse al norte y llegarán a tierras canaleras a como dé lugar, es así como el fenómeno toma dimensiones impensables. 

 

Ya no es solo un tema de abrir y cerrar fronteras, el tráfico y trata de personas está dando las muestras más nefastas de su realidad. A los coyotes poco les importa la falta de acuerdo entre países, pero la forma en que por años en lo político se vino tirando la pelota de un lado a otro deja ver las consecuencias.

 

Todos creyeron que con dar visas y abrir fronteras, en pocas palabras desentendiéndose del tema, todo iba a fluir y como si fuera un “reality show” de sobrevivencia extrema, el camino de los migrantes nunca fue visto con preocupación hasta ahora.

PERIODISTA:

EMAIL:

Jueves 26 Noviembre, 2015

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA