Sábado 17, Noviembre 2018

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Sucesos

Espía de la DEA y gerente en Costa Rica

Vivió en el país cofundador del Cartel de Medellín y mano derecha de Pablo Escobar

  • Pablo Escobar junto a Carlos Lehder, fundador del Cartel de Medellín. Carlos Toro ayudó a la DEA a capturar a Lehder, quien fue condenado a finales de los 80 en Estados Unidos

  • Carlos Toro, informante de la DEA, denunció que después de 27 años de servir a dicha agencia el gobierno estadounidense no quiere darle residencia permanente

  • Carlos Toro se integró como informante de la DEA luego de asesinar a un integrante del Cartel de Medellín identificado como Álvaro Triana. Le ofrecieron un acuerdo si colaboraba con la agencia

Un exmiembro del Cartel de Medellín e informante de la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), identificado como Carlos Toro, rompió el silencio hace un mes y aseguró al diario digital estadounidense Huffington Post que vivió en Costa Rica como gerente de una transnacional del 2006 al 2009.

 

La historia de Toro es como sacada de una película de Hollywood, con la diferencia que tanto actores como historia son reales. Este fue uno de los hombres fuertes del considerado uno de los carteles más poderosos y más sangrientos de la historia.

 

El colombiano reveló un sinnúmero de detalles al diario estadounidense, ya que está luchando por que el Gobierno de los Estados Unidos le dé una residencia permanente, luego de 27 años de servicio como espía de narcotraficantes. “Volver a Colombia sería un suicidio”, declaró.

Según Toro, en estos momentos lo que tiene es un permiso para estar en los Estados Unidos que dura un año y además está condicionado, pues si no realiza las labores que le pide la DEA, le quitan esa posibilidad. En ese país viven su esposa, su hijo y su nieto.

 

CONEXIÓN COSTA RICA

 

Los informantes, señala la publicación estadounidense, son la columna vertebral de la DEA y Toro era considera un “buen activo”. Su trabajo para esta agencia lleva más de 27 años y según indicó ayudó a atrapar a traficantes, falsificadores y narcotraficantes por todo el mundo.

 

Entre los más famosos mundialmente están Carlos Lehder, fundador junto con Pablo Escobar del Cartel de Medellín, y el dictador panameño Manuel Antonio Noriega.

 

¿Cómo un informante de la DEA llega hasta Costa Rica como gerente de una transnacional? Carlos Toro estudió en los Estados Unidos. Hizo su secundaria en la Escuela Hartford, en Connecticut, y asistió a la Universidad de Emerson, en Boston.

 

En 2006, después de dos décadas como informante de la DEA, a sus 56 años y pensando que podía jubilarse, el colombiano aseguró al diario digital estadounidense que consiguió un trabajo en Costa Rica como gerente de negocios y colecciones con la empresa Hewlett-Packard y se vino a vivir aquí con su esposa. 

 

El contrato, que tenía una vigencia de dos años y medio, fue para Carlos Toro una posibilidad de apartarse de la DEA y de esa forma también sacar a flote el tema financiero, el cual lo estaba agobiando.

 

LO DETIENEN
EN AEROPUERTO 

 

Estando en Costa Rica tuvo que viajar a Chicago, Estados Unidos, para ir a una conferencia de trabajo, sin embargo en ese momento se dio cuenta de su problema migratorio. 

 

Cuando llegó al Aeropuerto Internacional O'Hare, agentes de seguridad lo detuvieron y lo llevaron a una habitación para una segunda inspección.

 

Al estar en vigencia la Ley Patriot, aprobada después de los atentados en Nueva York para el combate al terrorismo, todo miembro de un cartel es considerado precisamente un terrorista. 

 

Esta situación hizo que el historial de Toro, el cual antes de esto permanecía protegido por su doble condición como informante, quedara al descubierto y no se le permitió entrar a suelo estadounidense.

 

“El agente me ofreció dos posibilidades. O te largas del país y vuelves al país del que vienes, Costa Rica (pagándote el tiquete) o tendremos que detenerte y pasarás por todo el proceso de deportación hasta que al final te enviemos a Colombia. Sabía que si me iba a Colombia sería hombre muerto”, comentó Toro al Huffington Post.

 

Ante esta situación Toro regresó a Costa Rica y cuando terminó el contrato que lo unía con Hewlett-Packard, en el 2009, le dieron 30 días para abandonar nuestro país. 

 

“...Toro no se podía creer que le impidiesen la entrada a Estados Unidos, una nación en la que había vivido y a la que había servido durante tanto tiempo...”, informa el diario. 

 

Al final la DEA volvió a ser su salida. Le indicaron que fuera a recopilar información a una red de narcotráfico en Suramérica. El colombiano volvió a sacar su segunda identidad de narcotraficante y se mudó a una nueva base en Perú.

 

SU ENTRADA AL INFIERNO

 

Carlos Toro explicó al Huffington Post que su entrada al Cartel de Medellín se da en 1983 en Florida, Estados Unidos, por medio de un hombre conocido como Álvaro Triana, quien se encargaba de las operaciones de la organización en esa zona.

 

Lo que le pidieron a Toro era que se encargara de las relaciones “públicas” del cartel, totalmente desvinculado con el tema del trasiego, e incluso le dijeron que no vería ni un kilo de cocaína.

 

“...Durante los siguientes años, las obligaciones de Toro dentro de la organización aumentaron. Coordinaba los aspectos logísticos en las operaciones de contrabando de cocaína, establecía las rutas de vuelto, cerraba los acuerdos con los líderes extranjeros y pagaba a los pilotos y a los mensajeros. (Años después describió sus responsabilidades y los trabajos internos del Cartel de Medellín en una entrevista en el año 2000).

 

Durante mediados de la década de los ochenta, solían pasar por la casa de Toro unos diez millones de dólares a la semana. Por entonces se había comprado un revólver del calibre 38 que llevaba bajo la chaqueta...”.

 

Toro y Triana tuvieron problemas porque este último no les pagaba a los pilotos que transportaban la droga. Además llegó a la casa de Toro y en medio de una acalorada discusión este sacó un arma y le disparó en tres ocasiones.

 

Este hecho fue clave para su ingreso a la DEA. En medio del juicio su abogado le indicó que si colaboraba con la agencia solo sería acusado por un cargo de conspiración y su expediente quedaría limpio.

 

Lo primero que hizo fue identificar los bienes del cartel, número de cuenta y almacenes de droga, entre otras cosas. Después de tres meses de trabajo con los agentes antinarcóticos sabía que nunca más podría alejarse de ese trabajo. Así pasaron 27 años.

 

RELACIÓN DE AMIGOS

 

La relación entre Carlos Toro y Carlos Lehder, cofundador junto a Pablo Escobar del Cartel de Medellín, viene desde que eran niños.

 

Toro nació en la cuidad de Armenia, Colombia, en 1949. Los dos nacieron con pocos días de diferencia, incluso de pequeños Lehder vivió varios meses con la familia de Toro.

 

Sin embargo en la década de 1960 se mudó a los Estados Unidos con su madre. Estando ambos en los Estados Unidos se volvieron a encontrar en Nueva York.

 

“...Toro recuerda varios encuentros con Lehder, incluidas dos fiestas distintas en el hotel Waldorf Astoria de Nueva York. En 1978, en pleno auge de la cocaína en los Estados Unidos, visitó a Lehder en la suite presidencial del hotel.

 

Había 20 prostitutas, una bolsa de 1 kilo de cocaína en la mesa del centro y un montón de amigos suyos de fiesta, nos pasamos allí unos tres días, ya casi ni lo recuerdo...”, comentó el colombiano al diario estadounidense.

 

Incluso en algunas conversaciones Lehder explicó a Toro que tenía una visión de Colombia como un país controlado por el cartel y su imperio. Según la publicación, para ese momento Lehder ganaba $2 millones a la semana y se codeaba con dignatarios extranjeros, primeros ministros y presidentes. 

 

“...Incluso llegó a comprarse una isla en las Bahamas que el cartel no tardaría en utilizar como punto de lanza para los envíos de cocaína a los Estados Unidos...”.

 

HABLAR CON PRESIDENTES

 

Toro comentó a la cadena de televisión estadounidense que su función era conversar con presidentes centroamericanos, por ejemplo de Nicaragua y Panamá, en aquella época para que les dieran permiso de aterrizar en pistas clandestinas en sus países y poder transportar la droga a los Estados Unidos. 

 

Toda esa información que Toro reunía para el Cartel de Medellín también era transmitida a la DEA y de esa forma detuvieron a Lehder, el 4 de febrero de 1987, en la finca Los Toldos en Antoquia, Colombia.

 

Virgilio Barco Vargas, en ese momento presidente de Colombia, ordenó su extradición a los Estados Unidos y luego, un año después, fue condenado a cadena perpetua. Sin embargo en 1992 declaró en contra del dictador panameño Manuel Antonio Noriega y la pena se le redujo a 55 años.

 

En ese mismo juicio Toro declaró contra Noriega, precisamente a raíz de toda la labor de negociación que realizó para el Cartel de Medellín, con el fin de que la droga pasara a los Estados Unidos por suelo panameño con la complicidad de Noriega.

PERIODISTA:

EMAIL:

Viernes 12 Junio, 2015

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA