Viernes 24, Mayo 2019

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

Responsabilidad Social: Más que mArketing, valor social

Para una organización moderna, el éxito está medido no sólo por la generación de rentabilidad financiera, sino también por su capacidad de generar valor social.

Durante 100 años, el Banco Nacional (BNCR) ha sido el motor indiscutible para el desarrollo de Costa Rica y hoy puede afirmar que es una institución socialmente responsable. 

Con su creación, en 1914, el entonces presidente, don Alfredo González Flores, visualizó una institución capaz de reiniciar el motor del bienestar apagado por la Primera Guerra Mundial.

La existencia del BNCR ha catapultado el desarrollo socioeconómico nacional. En la actualidad, casi la mitad de todo el crédito provisto por el sistema financiero al sector agropecuario proviene del Banco Nacional. Mientras que el saldo del crédito para vivienda aumentó 10,25% en el 2014. La mayor parte de las colocaciones fueron para familias de clase media.

BN ha sido brazo financiero para hacer realidad múltiples proyectos para la generación de energías limpias, porque entiende que ser competitivo va de la mano de satisfacer las necesidades de una sociedad cambiante.

En esa línea, la tecnología ha jugado un rol fundamental. La diversificación de los canales ha permitido que 85% de las transacciones fluya a través plataformas electrónicas. Además, una red de 2800 BN Servicios en pequeños comercios, permiten tener acceso a servicios bancarios de la entidad, en prácticamente cada esquina del país.

El acceso al crédito y a servicios no financieros ha permitido a miles de costarricenses convertirse en propietarios y en emprendedores. La creación de una dirección especializada en Pymes hace 15 años, busca potenciar a las pequeñas y medianas empresas, que conforman el 97% del parque industrial nacional. 

En tres lustros, el BNCR ha otorgado más de 260.000 créditos a ese sector mediante el programa BN Desarrollo. Hoy, dicha cartera representa el 30% de la cartera total de crédito del BNCR.

Por otro lado, la institución identifica a la mujer como el rostro de la prosperidad, no el de la pobreza. BN Banca Mujer, la primera plataforma financiera con sensibilidad de género, ha colocado más de 111.000 millones de colones y haciéndolo beneficia no sólo a la emprendedora, sino a su entorno familiar, al entender que el 60% de los hogares de Costa Rica son jefeados por mujeres.

 

BN NO PECA,
REZA Y EMPATA

 

Ciertamente, medimos, compensamos y mitigamos la huella ambiental. En el 2014, en asocio con el MAG, el banco pagó servicios ambientales a más de 350 pequeños ganaderos guanacastecos por la fijación de carbono en sus cercas vivas y pastizales. 

Además, un producto como las tarjetas de crédito, desde la perspectiva del Nacional más que un instrumento de consumo se ha convertido en una fuente de capital de trabajo para miles de empresarios, gracias a condiciones justas y competitivas.

Ser socialmente responsable se traduce en un negocio que democratiza y abre acceso a la población de todos los estratos socioeconómicos a los servicios. 

Mediante su programa de Fomento Productivo, el BN incuba proyectos de individuos y organizaciones de poblaciones vulnerables y los transforma en sujetos de crédito, con el apoyo de la Dirección Nacional de Desarrollo Comunal (Dinadeco).

Empoderar a la comunidad es la consigna. En La Uruca de Aserrí valorizamos la producción de jocotes tronadores mediante la transformación de esta materia prima en pulpas para la industria alimentaria, jaleas y conservas. Hoy, su producto tiene una sólida red de distribución a nivel nacional y ya están en contactos para exportar a Londres y Nueva York.

En San Gerardo de Rivas, al pie del cerro Chirripó, la Asociación de Arrieros creó su servicio de encomiendas y la plataforma local para el pago de servicios de todo tipo. Mientras, un grupo comunal de mujeres rentabiliza la transformación de desechos producidos por los hoteles de la zona y el mismo Parque Nacional. Esta es una minúscula muestra de lo que significa crear bienestar.

Una casa que se construye, un título universitario que llega a manos de un estudiante, la primera exportación de una empresa y la apertura del negocio propio, son testimonios elocuentes de una gestión socialmente responsable que buscar crear rentabilidad, y ante todo, crear valor social.

 

*Periodista, directora corporativa de Relaciones Institucionales y Responsabilidad Social

 

PERIODISTA:

EMAIL:

Miércoles 15 Abril, 2015

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Mishelle Mitchell Bernard*

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA