Martes 26, Septiembre 2017

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Opinión

En materia fiscal: Hay que poner “los bueyes delante de la carreta”

Por décadas, los gobiernos han intentado resolver el problema del déficit fiscal por la vía de los impuestos. Los ticos hemos pagado con creces el costo de un Estado desordenado, excesivo, deficiente y poco transparente y ya es hora, que en adelante, el Estado sea el que se sacrifique y pague el costo de sus excesos. Antes que nada, debemos evaluar si este es el modelo y el tamaño de Estado que necesitamos o si requerimos uno más pequeño pero más fuerte y eficiente en el desempeño de sus funciones prioritarias. Hasta hoy, el Partido Movimiento Libertario (PML), ha logrado evitarle a usted pagar más impuestos. Nos hemos opuesto a cuanto paquetazo fiscal nos han querido meter los Gobiernos del PLN y del PUSC y nos opondremos, si esa fuera la pretensión del PAC. Estamos convencidos que el problema no es la falta de impuestos, sino, la deficiente recaudación y la mala gestión de los actuales. La Memoria 2013 presentada a la Comisión de Ingresos y Gasto Público de la Asamblea Legislativa por la Contraloría General de la República antepone soluciones muy distintas al aumento de impuestos y da otras razones como causas del déficit fiscal. Lo que la Contraloría trata de advertir es que de nada serviría aumentar los impuestos, si antes no se hacen las reformas para corregir o eliminar los disparadores del gasto. Por algo el déficit en vez de reducirse aumenta a niveles del 6%. En eso siempre ha estado de acuerdo el PML.


Por eso, debemos poner “los bueyes delante de la carreta”. Los libertarios instamos al Gobierno y a los demás partidos políticos, para que primero aprobemos una agenda orientada a recuperar la calidad estratégica y el equilibrio financiero del presupuesto nacional, institucionalizando, de una vez y por todas, la responsabilidad fiscal. Es decir, debemos garantizarnos que, en adelante, ningún Gobierno caerá en la tentación del gasto irresponsable, sino que, todos, deberán someterse a las obligaciones que impone la responsabilidad fiscal y a las consecuencias políticas y penales que tendría su violación.


En ese sentido, la primera reforma que debemos aprobar es la Ley de Responsabilidad Fiscal, para limitar el gasto y al endeudamiento público no más allá de lo fiscalmente viable y compatible con el crecimiento económico y la competitividad que debe tener el país, para fomentar las inversiones, el emprendimiento y una oferta de empleo en el sector privado suficiente para llenar las necesidades de todos.


La segunda consiste en la Ley de Empleo Público para crear criterios de sostenibilidad, rendimiento y proporcionalidad de los salarios. Debemos revisar instituciones y programas que generan gasto público y que no están cumpliendo los objetivos por los que fueron creados así como eliminar duplicaciones; revisar la asignación y ejecución de los fondos correspondientes a destinos específicos; revisar cuáles exoneraciones se pueden eliminar y poner orden en el régimen de pensiones.


Es muy importante implementar presupuestos orientados estratégicamente a objetivos o metas verificables mediante indicadores de desempeño, ejecución e impacto, para evaluar la calidad y la eficiencia con que los Ministerios e Instituciones Descentralizadas, gestionan los recursos asignados. Esto nos lleva a la institucionalización de la rendición de cuentas como una cualidad de la nueva cultura administrativa que debe construirse en el sector público costarricense.


La ruta para la reducción del déficit fiscal y el endeudamiento público pasa por una gestión verdaderamente eficiente, austera, responsable y transparente de los ingresos del Gobierno. Esto es imperativo para devolverle a la economía, el oxígeno y el dinamismo que necesita para crecer sostenidamente a los niveles que condiciona la erradicación de la pobreza. De nuevo, poniendo los “bueyes delante de la carreta”, la reducción de la pobreza depende del crecimiento económico y no del crecimiento del gasto público y los impuestos.


*Jefe de Fracción del Movimiento Libertario.

PERIODISTA:

EMAIL:

Martes 02 Septiembre, 2014

HORA: 12:00 AM

CRÉDITOS: Por: Otto Guevara Guth

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA

ÚLTIMA HORA