Sábado 25, Noviembre 2017

Tipo de cambio

Compra: ¢ 564.56

Venta: ¢ 577.40

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° San José, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Alajuela, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Cartago, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Heredia, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Limón, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Guanacaste, CR

  • Pronóstico del tiempo

    ° / ° Puntarenas, CR


Nacionales

“No somos botín político de nadie, mucho menos tureca”

El diputado Mario Redondo conversó con Paola Hernández, subdirectora de DIARIO EXTRA

Viejo conocido en la política, segunda ocasión en que es diputado, en la primera incluso fue presidente de la Asamblea Legislativa, para entonces quien lo llevó a la curul fue la Unidad Social Cristiana, partido que dejo en el 2006.

 

Se trata de Mario Redondo, quien regresó a Cuesta de Moras gracias a Alianza Demócrata Cristiana, partido provincial que él fundó y por el cual fluye la sangre blanquiazul.

 

Es cercano al grupo de legisladores cristianos, aunque aclaró que su divisa política es confesional. Asegura que no es botín político de nadie, mucho menos tureca. “Me siento libre, no tengo compromiso con nadie. No soy ficha de nadie”, sentenció.

 

¿Por qué regresar a la política, en este caso con Alianza Demócrata Cristiana, un partido cristiano?

 

- No somos un partido confesional sino un partido que defiende principios cristianos. Creemos que en este país hacen falta valores, tenemos temor de que este país se nos salga de las manos y que sea una nación donde se le empiece a llamar a lo malo bueno y a lo bueno malo, y que desde ahí se nos comiencen a colar temas contra la vida. Me retiro de la Unidad Social Cristiana en el 2006, me aparto de la política partidaria, pero desde muy joven he sido dirigente comunal, me gustan las causas sociales, creo que todos tenemos el deber de dar algo. Estamos en esta vida para multiplicar las bendiciones que Dios nos dio, invertirlas y reflejarlas en los demás. Dios nos dio bendiciones y dones, pero no nos los dio para que los guardáramos sino para ser de bendición para los demás, eso es una de las motivaciones para volver a la política.

 

¿Qué pasó en el PUSC? ¿Por qué dejar un partido que le permitió ser diputado en una primera ocasión?

 

- Salgo de la Unidad un poco insatisfecho con el manejo de algunos temas, doy luchas en asambleas nacionales en aras de una reestructuración, me voy en un momento en que el partido debía reconocer que algo había hecho mal y que entre más se tardaran en cambiar, más difícil recuperar la confianza de la gente. En esa oportunidad se atrasaron algunas transformaciones, entonces me aparto de la política pero sigo trabajando en temas parlamentarios, daba asesorías en asuntos legislativos. En la Unidad recientemente se empiezan a acomodar algunas cosas pero no podíamos esperar. El 1 de octubre del 2012 tomamos la decisión de crear este partido (Alianza Demócrata Cristiana, ADC), es el más nuevo en este país, de menor gasto y no hemos costado un cinco a los costarricenses. Somos los únicos que no cobramos deuda política en un afán de generar una alternativa comprometida con el pensamiento de la Doctrina Social de la Iglesia, el amor al próximo.

 

¿Cuál es la idea cuando se decidió por crear ADC?

 

- Uno de los objetivos es ayudar a la gente más pobre de este país. Entre las propuestas que queremos llevar adelante está generar oportunidades a la gente de menos recursos, por eso uno de nuestros proyectos es la transformación del Fondo Nacional de Becas. Para nosotros el tema de la pobreza es fundamental, tal como el acceso a la educación para superar ese problema, además de garantizar del empleo. Nos preocupa lo que está pasando con la pérdida de trabajos, es algo que nos acongoja; tenemos claro que el sector público no puede absorber, hay que facilitar al sector privado la generación de empleo y nos preocupa el panorama fiscal.

 

¿Usted es parte del bloque de “diputados cristianos”?

 

- No somos un partido religioso ni confesional, pues hay partidos que se llaman en algún grado cristianos y a la hora de defender esos valores no los defienden. Creo que cueste lo que cueste hay que defender esos principios, un partido que no los defiende puede ser un cascarón o una maquinaria electoral; hay que defenderlos a costa de la incomprensión. En redes sociales hemos recibido la intolerancia y la ofensa de los que en muchas oportunidades hablan y exigen tolerancia y respeto, pero parece que nos los tienen con quienes defendemos una posición distinta a la de ellos. He tratado de ser consecuente, en temas como la fecundación in vitro lo he defendido en redes sociales, no con argumentos religiosos sino con argumentos científicos y jurídicos, sin embargo eso no evita que haya gente intolerante. 

 

¿Por qué cree que los costarricenses son tan reaccionarios en cuanto a la labor de quienes defienden esos principios cristianos?

 

- Hay gente en este país contraria a los temas que tienen que ver con la Iglesia o con Dios, quieren sacar a Dios de la sociedad. Es muy difícil para alguien que cree en Dios decir que podemos vivir en unas cosas con Dios y en otras sin Dios, eso no tiene sentido. No se trata de imponer un modo de vida a alguien ni una fe, se trata de defender valores. Hay tendencias ideológicas a nivel mundial que nos imponen la forma de ver la sociedad que son contrarias a las costumbres de los costarricenses.

 

¿Cuál es su valoración de este primer año legislativo?

 

- Muy satisfecho, agradecido con Dios y con el equipo de trabajo. Hemos logrado reivindicar varias cosas, somos un grupo que llegamos a proponer y construir, soy el diputado que más proyectos de ley ha presentado. Esas propuestas no son proyectos “chayotes” sino en ámbitos fundamentales como la reforma del Estado, que nos parece esencial; otra es la generación de oportunidades para la gente que menos tiene. Soy presidente de dos foros legislativos, uno es la Comisión de Reforma Política del Estado, de donde esperamos que salgan las grandes transformaciones que requiere el país. También lideramos la comisión de la provincia de Cartago, ya que otro de los ejes por los cuales estamos en la Asamblea es para defender las oportunidades de una provincia que se ha venido quedando rezagada en temas de desarrollo. 

 

¿Cuál es la estrategia para lograr el apoyo de otras fracciones a sus proyectos, tomando en cuenta que usted es diputado de una bancada unipersonal?

 

- Estamos abiertos al diálogo, hay mucha comunicación con los jefes de fracción, hay una identificación con varias fuerzas políticas que trabajamos con comunicación y enlace.

 

¿Con cuál partido se le ha dificultado tener más comunicación?

 

- Con el PAC porque siento que ha faltado. La comunicación ha sido difícil, hemos tenido que presentar recursos de amparo contra el ministro de Obras Públicas, Carlos Segnini, para que nos responda algunas dudas referentes a la autopista Florencia del Castillo, por ejemplo. Hemos hecho llamados al diálogo con humildad y respeto, yo no tengo orgullos.

 

¿Se siente ninguneado por el gobierno?

 

- Siento que no nos han mirado con respeto, siento que no han sido capaces de construir puentes, a pesar de que con humildad y respeto hemos dirigido diversas instancias para construir proyectos. Queremos ayudar a que se aprueben cosas en la Asamblea, no llegamos con el afán de destruir, estamos conscientes de que este país requiere grandes acuerdos, de lo que no estamos convencidos es que el gobierno comprenda que se ocupan grandes acuerdos y para alcanzarlos se necesita la cultura del diálogo.

 

¿Entonces qué le están cobrando a usted?

 

- Mi actitud de control político. Yo le dije a Luis Guillermo Solís el pasado 15 de abril, cuando se reunió con los diputados: “Presidente, yo quiero ayudar a construir, pero le quiero decir que voy a hacer control político”. El control político es fundamental en una democracia, donde todos piensan igual nadie piensa lo suficiente; quizás en eso he sido vigilante, que las cosas se hagan de manera correcta. El PAC quería mi voto para la presidencia de Henry Mora y otros compañeros querían que yo fuera el presidente de la Asamblea, eso también pudo haber activado esa situación.

 

¿Usted se ve aliado con PLN?

 

- No, solo me siento con dos compromisos: con Dios y con la gente más humilde. Cuando difiera del PLN lo voy a manifestar. Me siento libre, no tengo compromiso con nadie, no soy ficha de nadie; no vamos a ser botín de nadie, de ningún partido, ni somos turecas.

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Foto: Cristian Cartín

EMAIL:

Lunes 06 Octubre, 2014

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA